Enviar
Ex presidente acudirá a los Tribunales por supuesta participación en el caso “Caja-Fischel”

Calderón enfrenta juicio tras cuatro años de espera

• Ex mandatario está tranquilo y contento de que comience el “fin de este martirio”
• Junto al político, siete imputados más serán juzgados

Natasha Cambronero
[email protected]

Después de cuatro años de investigaciones Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República, acudirá a partir de hoy a los Tribunales de Justicia por el denominado caso “Caja-Fischel”.
El ex mandatario —quien gobernó de 1990 a 1994— fue investigado y es imputado por su presunta participación de “alto nivel de decisión” dentro de una “organización que se valió de redes comerciales y bancarias”, según consta en el auto de elevación a juicio.
A pocas horas de que comience el debate, en una entrevista que concedió a LA REPUBLICA, Calderón aseguró sentirse tranquilo de que el “martirio” que ha vivido por más de cuatro años llegará a su fin.
“Realmente estamos contentos de que se acabe este martirio que hemos tenido por cuatro años, donde hemos sufrido muchísimo. Estos años nos han traído tanto sufrimiento, pero también han traído sus cosas positivas, hemos sido una familia más unida que nunca”, aseguró el ex presidente de 59 años.
Pese a que hoy será el inicio de un procedimiento judicial que tardará varios meses, Calderón confía en la decisión de los Tribunales, que han fallado a su favor en las acusaciones tributarias en las que se vio inmerso cuando estuvo recluido en La Reforma.
“Tenemos los argumentos y las pruebas contundentes para rebatir eso en el momento procesal oportuno, sigo confiando en los Tribunales porque he llevado otros casos y los he ganado todos por unanimidad”, afirmó Calderón.
No obstante, la espera y las acusaciones que ha tenido que afrontar en su contra, generan cierta ansiedad y temor en su familia.
“No es que uno se alegre de que viene ya un juicio, pero sí tranquiliza saber que es el principio del fin, que ya empezamos a ver la luz después de un túnel largo. Obviamente el volver a revivir todo esto le produce a uno sentimientos terribles de angustia, de ansiedad, de sentir temor en el sentido que de ya una vez pasamos por un juicio mediático y lo último que quiero volver a sentir es que somos parte de un circo”, manifestó Gloria Bejarano, esposa de Calderón.
Junto con el ex mandatario, siete imputados más serán juzgados por los empréstitos finlandeses. Estos son acusados por los presuntos delitos de peculado, corrupción agravada, cohecho propio, penalidad del corruptor, destrucción de documentos y falsedad ideológica.
Las investigaciones del caso Caja-Fischel comenzaron en abril de 2004, cuando se dio a conocer que Eliseo Vargas, entonces presidente de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) vivía en una casa presuntamente pagada por la Corporación Fischel, uno de los principales proveedores de la institución.
Además, la empresa presuntamente habría vendido en 2001 equipos médicos a la Caja por $39,5 millones, dinero que provino de un empréstito finlandés. Parte de los equipos al parecer nunca funcionaron o estaban defectuosos.
Las investigaciones revelaron que presuntamente existía una red de sociedades anónimas con cuentas bancarias en Panamá, Costa Rica, Estados Unidos y Bahamas, mediante las cuales se habrían ocultado más de $8,8 millones en comisiones provenientes de Finlandia, los cuales se utilizaban para supuestamente hacer pagos a políticos y funcionarios públicos, entre los que aparentemente se encontraba Calderón.
Además del ex gobernante, serán juzgados Eliseo Vargas, Walter Reiche Fischel, ex presidente ejecutivo de Corporación Fischel, su abogado Randall Vargas, Gerardo Bolaños, ex directivo del Seguro Social, Olman Valverde, ex gerente financiero de la Corporación Fischel, Juan Carlos Sánchez Arguedas, ex gerente de modernización del Seguro Social, y Marvin Barrantes, ex gerente de la Corporación Fischel.



Ver comentarios