Calderón busca seducir a China
Enviar
Calderón busca seducir a China

Presidente azteca llamó a invertir en México como destino ideal en Latinoamérica

Shanghái
EFE

Felipe Calderón, presidente de México, empezó ayer en Shanghái, la capital económica de China, su primera visita oficial al gigante asiático, donde invitó a más de 360 empresarios chinos invertir en su país, que presentó como una plataforma idónea para entrar en el continente americano.
Durante su discurso en un seminario de negocios bilateral en la metrópoli china, Calderón destacó que su objetivo a largo plazo es “convertir a México en el mejor lugar para invertir del mundo, como lo ha sido China durante muchos años”, ya que México cuenta también con “grandes posibilidades” para atraer la inversión internacional.

“Hay países en otras partes del mundo, y particularmente en América Latina, que no quieren inversión global, y la expulsan o la expropian”, manifestó el presidente mexicano, aunque aclaró que “los respetamos”.
Sin embargo, subrayó, “nosotros sí queremos la inversión global, y si hay empresas (chinas) que pensaban invertir en otras naciones (latinoamericanas), pero esas naciones no son hospitalarias para la inversión, tienen que saber que en México son bienvenidas y que protegeremos sus derechos”.
Calderón aseguró que su país sólo puede crecer “a base de inversión, que es la única manera de que se generen empleos”, y para que esto sea posible explicó que la economía nacional se está especializando en sectores como la automoción y la aeronáutica.
De hecho, destacó como ejemplos las inversiones del grupo automotriz chino FAW, que está creando una ensambladora de vehículos en el Estado de Michoacán, así como las compras de firmas mineras que el grupo Jinchuan ha hecho en Chihuahua.
Calderón destacó que “se calcula que China será la economía más grande del mundo dentro de 25 años, y México será para el año 2040 la quinta economía e incluso la cuarta economía más grande del mundo, después de China, Estados Unidos y la India”.
“Esto significa una enorme oportunidad para invertir ahora en lo que será una de las potencias económicas más relevantes del mundo para aquella época”, insistió.
El propio presidente del Consejo Municipal para la Promoción del Comercio Internacional de Shanghái, Cen Furong, reconoció ante Calderón que México es una “potencia económica” en Latinoamérica y un “lugar ideal de manufactura y elaboración industrial” en todo el continente, por su ubicación y sus 44 Tratados de Libre Comercio.
Cen destacó que México ya es el segundo mayor socio comercial de China en América Latina, y Calderón que China es su segundo mayor socio en todo el mundo, con una balanza comercial que pasó de unos $3.000 millones en 2000 hasta los $31.687 millones de 2007.
Tras abrir el seminario de negocios, en el que estuvieron presentes también más de 60 empresarios mexicanos, entre ellos directivos de varias firmas del país americano con fuerte presencia en China (Grupo Gruma, Bimbo, Aeroméxico, Corona y Deloitte), Calderón se entrevistó con varios hombres de negocios chinos.
Después de hablar, a puerta cerrada, con el presidente del gigante informático chino Lenovo, Yang Yuanqing, y con Xu Lejiang, el presidente de la mayor acería china, Baosteel, el mandatario mexicano almorzó con el alcalde de Shanghái, Han Zheng, en un encuentro cerrado a la prensa del que no trascendieron los detalles.
Por último, se reunió con cerca de 500 miembros de la colonia de residentes mexicanos en China, a los que elogió por su papel de acercamiento entre los dos países.
“Ustedes, que están aquí estudiando, trabajando, aprendiendo, familiarizándose con esta cultura, pueden ser ese vínculo de acercamiento, de conocimiento y de promoción de México en China que tanto necesitamos”, les dijo Calderón.
El presidente tomó la tarde de ayer un avión con destino a Pekín, donde se reunirá con su homólogo chino, Hu Jintao, así como con el primer ministro, Wen Jiabao, y el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), Wu Bangguo, con quienes discutirá cómo mejorar la cooperación bilateral.
Entre los acuerdos comerciales que están “por establecer”, sobre los que podrían anunciarse avances mañana en Pekín, está el que “permitirá colocar productos cárnicos, fundamentalmente de cerdo, en el mercado chino”, según mencionó ayer Calderón en su discurso.

Ver comentarios