Enviar
Caída en rendimientos presiona pensiones del Magisterio

• Sistema busca que se apruebe reforma legal que le dé mayor libertad de inversión y así revertir casi un año de resultados negativos

Israel Aragón y Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]


Los casi doce meses de rendimientos negativos y una tasa real de crecimiento que solo este año cayó cerca de un 5% preocupa a las autoridades del Sistema de Pensiones del Magisterio Nacional.
La crítica situación se veía venir, por lo que desde 2001 el área Pensiones el Magisterio envió a la Asamblea Legislativa la reforma al Sistema de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional, que pretende dar al régimen mayor libertad para invertir en activos.
Alfredo Hasbum, director ejecutivo de la Junta de Pensiones del Magisterio Nacional, comentó a INVERSIONISTA que espera que la reforma se apruebe antes de que concluya el año, pues es necesario tomar medidas antes de que los rendimientos garantizados a los educadores se vean amenazados.

¿Cuáles son los principales cambios que busca esta reforma al sistema de pensiones?
El propósito es bajar el 70% que la ley nos obliga a invertir en bonos del Estado. La idea es bajarlo a un 50%, aunque se está estudiando la posibilidad de reducirlo hasta un 30%. También queremos colocar más créditos como Magisterio Nacional en diversas áreas y poder prestarle a los afiliados, pues ya se le presta a los pensionados. Además esta ley prevé la posibilidad de que participemos en grandes proyectos nacionales vía fideicomiso.
El proyecto está en conocimiento de la comisión de Hacienda. Si tenemos la anuencia del poder Ejecutivo de convocarlo en diciembre, podría aprobarse este año.

En comparación el Sistema de Pensiones de la Caja y los otros regímenes básicos, ¿cómo se encuentra el del Magisterio?
Con respecto al de Invalidez, Vejez y Muerte (el IVM, de la Caja) existe una diferencia abismal, ya que un trabajador en el magisterio debe cotizar un 8%, mientras que un trabajador del IVM cotiza un 2,5%. Además, por ejemplo, en el IVM la edad de retiro de un varón es de 61 años y 11 meses, y dependiendo de su salario así será su tasa de reemplazo (porcentaje de su salario de referencia que va recibir la persona), que suele ser entre un 45% y un 55%.
La calve de estos regímenes para lograr el equilibrio está en obtener los rendimientos, o sea, que las cotizaciones obtengan los rendimientos requeridos para contar con los fondos que en su momento se tendrán que retribuir. Esa es la principal preocupación que anima este proyecto de ley, que está presentado desde 2001 en la Asamblea Legislativa, porque ya en ese momento empezábamos a sentir la amenaza de que en el largo plazo no se tuvieran los rendimientos necesarios.

¿De que manera han afectado los cambios de la economía la situación del sistema?
Para estar en un nivel de equilibrio necesitamos rendimientos reales del 4%. A partir de 2007 venimos viendo una disminución sustancial de las tasas reales de rendimiento, que se vino a agravar este año por la política de tasas de interés vigente, en el sentido de que están por debajo del nivel de inflación, lo que lleva necesariamente a tasas de rendimientos negativas. Esa situación tiene que ser revertida, porque lo que se empieza a sentir es una descapitalización y el fondo comienza a decrecer. Nosotros lo que debemos conseguir es cumplir garantizarle la pensión a nuestros afiliados.

Ver comentarios