Caída del dólar podría hacer que bancos centrales reconsideren tasas
Una caída de la moneda crearía espacios para que las tasas de interés permanezcan más bajas de lo que serían de otra manera. Bloomberg/La República
Enviar

Bloomberg- El dólar comienza 2018 después de su peor año desde 2003 y los analistas de Bank of New York Mellon Corp. y Credit Agricole SA dicen que descensos adicionales podrían significar que los bancos centrales no tengan que ajustar la política monetaria tanto como pueden estar planeando hacer ahora.

El argumento es que, al forzar los tipos de cambio rivales, un descenso en la moneda estadounidense podría desacelerar el crecimiento económico y la inflación en otros lugares, creando espacio para que las tasas de interés permanezcan más bajas de lo que serían de otra manera.

"Un dólar más débil podría tener un impacto en otros bancos centrales, desde una perspectiva más amplia, una moneda más fuerte es similar a un endurecimiento de la política monetaria", dijo Mohit Kumar, jefe de estrategia en tasas de interés de Credit Agricole en Londres.

Otros especialistas valoran que la apreciación marcada de la moneda tiene el potencial de destrozar las previsiones sobre la reactivación de la inflación, lo que apunta a la posibilidad de que se aplacen los planes preliminares sobre cambios de políticas.

Con el euro ya cerca de un máximo de tres años frente al dólar, una nueva caída en la moneda de Estados Unidos podría tener implicaciones para el camino trazado por el Banco Central Europeo para alejarse de su plan de estímulo.

El presidente Mario Draghi intervino anteriormente para frenar el aumento del euro y advirtió en setiembre que la volatilidad de la moneda podría tener un impacto perjudicial en la estabilidad de los precios.

"Es difícil imaginar al BCE acelerando el ritmo de reducción de sus compras si el euro sigue subiendo. El riesgo es que no logremos nunca velocidad de escape", dijo Kit Juckes, estratega global de renta fija de Societe Generale SA.

El yuan chino tuvo el año pasado su mejor desempeño desde 2008, el yen registró su mayor alza frente al dólar desde 2011, el won de Corea del Sur tuvo su mayor aumento desde 2004 y la rupia de la India tuvo su mejor año desde 2010.

Los aumentos deberían contener la inflación al hacer que las exportaciones sean más costosas y las importaciones, más baratas. Si los precios no mejoran, el riesgo para los bancos centrales es que sus políticas relajadas terminen creando burbujas en los mercados de activos y los dejen sin municiones para luchar en la próxima crisis.

"Si se produce una debilidad del dólar, eso implica una fortaleza de las monedas de los mercados emergentes, y significa que los bancos centrales de los mercados emergentes no necesitan ser tan agresivos a la hora de pisar el freno", dijo Dwyfor Evans, jefe de estrategia macro de Asia Pacífico de State Street Global Markets.

"A pesar de la debilidad actual del dólar, es probable que los bancos centrales asiáticos sigan preocupados por los riesgos alcistas de la inflación y de una restricción de política monetaria más rápida de lo esperado por parte de la Reserva Federal", agregó Rajiv Biswas, economista de IHS Markit.


Ver comentarios