Enviar
Caída de materias primas afecta a Latinoamerica

Buenos Aires
Bloomberg

La caída de las materias primas de América Latina y la huida de los inversores ponen fin al período de crecimiento económico más rápido de la región en más de 30 años.
Desde el río Grande hasta Tierra del Fuego, los pronósticos de crecimiento se reducen en momentos en que se teme que sea inminente una recesión global. Las divisas se desploman: el peso chileno sufrió ayer la mayor caída ante el dólar de los últimos 19 años, mientras que el banco central de México dedica más del 10% de sus reservas a rescatar el peso. Los precios de bonos y acciones también caen en el resto de la región.
“En el transcurso de los últimos cuatro o cinco años, toda la región creció y tuvo el mejor desempeño en varias décadas”, dijo José Guerra, ex director de Política Económica del Banco Central de Venezuela.
Los gobiernos que se habituaron a los precios sin precedentes del cobre, el petróleo y las exportaciones agrícolas sin duda verán evaporarse los superávits presupuestarios, lo que los obligará a recurrir a los inestables mercados internacionales en busca de financiamiento. También tendrán que reelaborar sus planes de gasto y efectuar recortes, así como tal vez dar marcha atrás en proyectos destinados a reducir la pobreza en momentos en que enfrentan la crisis financiera más grave desde la Gran Depresión.
La caída de las ventas minoristas en los Estados Unidos fue ayer mayor que lo esperado y generó una nueva baja de los mercados bursátiles, de bonos y divisas de la región mientras los inversores empezaron a apostar a un descenso prolongado.
“Va a pasar un tiempo antes de que haya un crédito abundante que vuelva a impulsar la economía”, dijo Greg Lesko, que contribuye a la supervisión de $900 millones en Deltec Asset Management Corp. en Nueva York.
Venezuela, el cuarto proveedor de petróleo de los Estados Unidos, ya advirtió que aprobará un presupuesto “austero” para 2009, mientras que los legisladores mexicanos elaboraron un proyecto de ley para parte del plan de gasto del país que propone el mayor déficit desde 1990. El petróleo genera alrededor de la tercera parte de los ingresos del gobierno mexicano y la mitad de los del gobierno venezolano.
Los gobiernos de las principales cinco economías latinoamericanas tuvieron un presupuesto casi equilibrado en la primera mitad del año gracias a una “bonanza” de exportación de materias primas del 4% del producto interno bruto, unos $112 mil millones, según Morgan Stanley. Eso podría convertirse en un déficit fiscal de la misma magnitud si los precios de la soja, el petróleo, el cobre y otras materias primas vuelven a los montos de hace 10 años. El UBS Bloomberg Constant Maturity Commodity Index bajó un 41,3% desde el 2 de julio.
JMMorgan Chase & Co. pronostica que la economía mexicana crecerá apenas un 0,3% el año próximo, mientras que en 2008 el nivel fue de 1,4%. Es probable que Brasil crezca un 2,8% en 2009, cuando creció un 5,2% este año. JPMorgan redujo su pronóstico sobre el crecimiento de Venezuela en 2009 al 2,5%. Su proyección era antes del 3,5%.
En momentos en que los mercados internacionales de crédito se contraen, muchos países se verán obligados a utilizar los ahorros acumulados en las reservas de los bancos centrales y los llamados fondos para los días lluviosos.
Los bancos centrales de América Latina ya están usando reservas para defender sus divisas debilitadas.
Los bancos también modificaron su rumbo en relación con la política monetaria debido a la profundización de la crisis global del crédito. En México, Chile y Perú, las autoridades dejaron de impulsar las tasas para combatir la inflación.
“Nadie se va a preocupar por abordar el tema del aumento de precios porque las economías van a caer”, dijo Alfredo Coutino, economista latinoamericano de Economy.com de Moody.
Las bolsas de la región no corrieron mejor suerte.
El índice bursátil brasileño, el Bovespa, sufrió la semana pasada su mayor declinación desde 1997. Las operaciones se detuvieron el miércoles durante media hora por quinta vez desde el 29 de septiembre. El índice Merval de Argentina bajó un 33% desde el 25 de septiembre, mientras que el Ipsa chileno perdió un 15,9%. En Estados Unidos, el Promedio Industrial Dow Jones cayó un 23,9%.
La idea de que las economías latinoamericanas se “desacoplaron” de Estados Unidos se desvanece, dijo Pablo Breard, jefe de Investigación Internacional de Scotia Capital Inc. de Toronto. “El desacoplamiento fue un fenómeno temporario. La economía global es mucho más dependiente y mucho más integrada de lo que pensábamos”.
A pesar de ello, América Latina está mejor pertrechada para hacer frente a esta crisis que en cualquier otro momento de su historia, dijo Claudio Loser, ex director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional.
Chile ahorró $21 mil millones, producto de ingresos vinculados al cobre, a los que puede recurrir. Las reservas internacionales de Brasil aumentaron más de cinco veces y llegaron a una cifra sin precedentes desde enero de 2003 de $208 mil millones, mientras que las de México crecieron alrededor de un 75%.
América Latina también se beneficiará de una deuda relativa respecto del producto interno bruto que es menor que hace 10 años. La deuda total como porcentaje del PIB en los países emergentes del Hemisferio Occidental se redujo a un 22,8% el año pasado, mientras que era del 42% en 2003, según el FMI.
Eso puede contribuir a suavizar las inevitables conmociones.
“Ingresaremos a un período que será mucho más difícil”, dijo el venezolano Guerra. “El desempleo volverá a la región y habrá problemas con los mercados financieros”.


Ver comentarios