Logo La República

Domingo, 25 de agosto de 2019



NACIONALES


Café premium marca la pauta

Fabiola Castillo [email protected] | Martes 07 septiembre, 2010



Exportaciones disminuyeron mientras precios aumentan
Café premium marca la pauta
Cafetaleros apuntan a la calidad del grano para mejorar sus ingresos

En la última década la producción de café en Costa Rica bajó casi un 45%, debido a que los terrenos de estos cultivos se dedicaron a otros fines. El país encontró entonces su oportunidad en el café premium. Los caficultores comenzaron a especializarse en la calidad para continuar obteniendo beneficios.
El objetivo era compensar la caída del precio del grano en el mundo (1999 y 2005), el envejecimiento de las plantaciones y la venta de tierras en el país para el desarrollo de proyectos urbanísticos por parte de empresarios dedicados al café.
Además, el número de productores por zona se redujo de 52.858 hace tres años a 48.021 en la cosecha pasada. Para esa última temporada se esperaba recolectar 2.219.000 sacos, pero apenas se obtuvieron 1.935.610.
“La calidad del café nacional es el seguro de vida que tiene nuestra producción a futuro, pero hay que hacer los cambios que se requieren para recuperarla a tiempo”, expresó Juan Manuel Hernando, presidente de la Cámara de Tostadores de Café de Costa Rica.
Los caficultores han apostado por la calidad del preciado grano, como es el caso de Roberto Mata, gerente general de Coopedota que ganó premios a nivel mundial.
“Produciendo solo café de calidad las ganancias de exportación aumentaron, pues hemos tenido un fuerte incremento de los precios internacionales en la Bolsa de Nueva York”, aseguró Mata.
La comercialización de café en el mercado extranjero se ha mantenido a la baja, tan solo hace dos cosechas se exportaron 1.613.344 quintales mientras en lo que va de la actual se han exportado 1.454.592, sin embargo, en cuanto a precios el valor del quintal se mantuvo al alza, de acuerdo con datos del Instituto Costarricense del Café (ICAFE).
“En estas últimas dos cosechas (2008-2009 y 2009-2010), la producción se vendió a muy buenos precios, pero los niveles de rendimiento actuales no son suficientes para abastecer esta demanda internacional y las necesidades del mercado interno”, explicó Hernando.
Ante esta situación el Gobierno en conjunto con el Fondo de Estabilización Cafetalera (FONECAFE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) han apostado por el Programa Nacional de Renovación de Cafetales, el cual pretende rejuvenecer los cultivos ofreciendo beneficios a los caficultores, en los créditos por las tasas y plazos.
El Programa establece un monto global de US$140,50 millones para la transformación de cerca de 30 mil hectáreas en cuatro años y para ello ofrece una tasa de interés inferior a la normal en los primeros tres años para que los caficultores puedan recuperar parte de la producción.
“La renovación de cafetales atiende uno de los muchos temas pendientes para recuperar la producción. Sin embargo, urge trabajar en otras medidas complementarias, como la rentabilización de la cadena agroindustrial del café, la optimización de las oportunidades comerciales, así como el diseño de los instrumentos institucionales y legales”, comentó Hernando.
El llamado grano de oro, al parecer, tiene un futuro esperanzador. El fideicomiso otorgado por el Gobierno, la especialización del café de calidad y la constante participación en ferias mundiales para darla a conocer han atraído una esperanza de progreso para este sector.
Parte del apoyo que da el ICAFE a los productores consiste en impulsarlos a participar en ferias en el exterior como las que realiza la Asociación de Cafés Especializados de América, Coffee Fest. Además, en el país se realiza la semana internacional del café con el objeto de atraer a compradores de diversas partes del mundo.

Fabiola Castillo
[email protected]