Café para el mundo
No es necesario hacer grandes inversiones, se trata de esfuerzo y mucho trabajo familiar, explicó Oldemar Arrieta, cafetalero ganador. Esteban Monge/La República
Enviar

Perfil empresarial  Productividad

Café para el mundo

Competencia de la Taza de la Excelencia abre puertas a pequeños cafetaleros

Oldemar Arrieta trabaja en su propio beneficio de café al lado de su esposa y sus hijos, pero su condición de pequeño empresario no le impidió tener el mejor grano del país.

201305152253370.pag22.jpg
Solo necesitó un equipo antiguo, el trabajo de ocho personas y espacio para secar los granos. Con eso ganó el reconocimiento internacional.

La competencia de la Taza de la Excelencia se convirtió en una ventana para los productores que sin mucha inversión logran la calidad que buscan los mercados más exigentes como Europa y Asia.
En ocasiones a quienes ganan esta competencia les compran su producto hasta por $4.500 el quintal, como ocurrió el año pasado con tres empresas japonesas.
El pasado viernes se premió al beneficio de Oldemar luego de varios días de pruebas para determinar la acidez, el volumen y el olor, entre otras características que determinan la calidad.
Este concurso se realiza una vez al año en el país entre decenas de participantes de zonas productoras de café como Naranjo, Aserrí y Grecia.
El premio es participar en la subasta internacional donde los mejores compradores del mundo pujan con altos precios por 30 sacos de café de cada productor.
Más allá de ser una gran oportunidad económica, la Taza de la Excelencia les permite a estos pequeños empresarios exportar su grano y ampliar el mercado.
Desde este momento quienes deseen participar en el concurso de la Taza de la Excelencia en 2014 pueden acceder a la información a través de la página web del Instituto del Café, www.icafe.go.cr para conocer los requisitos del concurso.
Pueden participar productores de cualquier zona del país sin importar la extensión de terreno y el equipo, pues la idea es ayudar a cafetaleros en crecimiento.

Angie Calvo
[email protected]

 


Ver comentarios