Enviar
Grupo estableció fábrica en el país de un producto que en Europa crece a un ritmo del 156% al año
Café en cápsulas activa negocio local

• Wake Up Costa Rica proyecta vender hasta 25 mil tazas diarias para consumo nacional y exportar a Estados Unidos
• Inversión inicial superó los $500 mil y en el próximo año se colocarán unas 1.000 máquinas en el mercado


Carolina Murillo
[email protected]  

Tomarse un café en un abrir de cápsulas es la nueva modalidad de consumo simplificado que se inició hace un par de años en Europa y en Costa Rica ya se está introduciendo en oficinas y casas.
Se trata de máquinas y cápsulas especialmente diseñadas para que en menos de 30 segundos se pueda tener la proporción de una taza de café servida, ya sea en la modalidad clásica o en capuchino, mocaccino, expresso o hasta un chocolate.
La empresa Wake Up Costa Rica decidió hace cuatro meses empezar a importar las máquinas desde Italia y paralelamente abrió la fábrica de producción de cápsulas en San Pedro.
Hasta el momento se han instalado más de 100 máquinas y se venden unas 4 mil dosis diarias.
“La proyección es colocar 1.000 cafeteras y vender unas 25 mil cápsulas diarias en el transcurso de 2008”, aseguró Antonio Barzuna, presidente de Wake Up Costa Rica quien explicó que esta es una tecnología que está experimentando un auge en Europa.
“Con este proyecto nos estamos adelantando cinco años en sistemas de café en Costa Rica, esta es una tecnología que va a revolucionar el consumo”, agregó el empresario.
Las máquinas se han instalado en oficentros, oficinas gerenciales, presidencias ejecutivas, clínicas médicas, bufetes y casas, entre otros lugares.
Las cápsulas de café clásico cuestan ¢250 y las especialidades ¢300 y son distribuidas por Wake Up Costa Rica.
El café utilizado en las cápsulas es adquirido de pequeños productores de la zona de Naranjo y los otros insumos de proveedores locales.
En noviembre pasado se envió la primera exportación de cápsulas, hechas con café costarricense, para ser utilizadas en sistemas similares en Florida, Estados Unidos. El plan, aseguró Barzuna, es suplir a más operadores de máquinas en el mercado estadounidense, en donde hay pocas fábricas de cápsulas.
Ver comentarios