Enviar
Cacao peruano de calidad en riesgo por coca

La variedad de cacao que se está utilizando en Perú como cultivo alternativo a las plantaciones ilegales de coca está poniendo en peligro al fruto nativo, según dijeron a Efe fuentes del sector del cacao y de la lucha antidrogas.
Chocolateros denunciaron que, una vez erradicada una plantación ilegal de coca, se sustituye por cacao de una variedad exótica que se extiende por su alta productividad, resistencia a enfermedades y rápido crecimiento a diversas áreas de Perú, segundo productor mundial de coca.
Incluso, en el valle del Huallaga, una de las principales zonas cocaleras del país, la variedad CCN-51 ha entrado de la mano del Programa de Desarrollo Alternativo de la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos, Usaid.
Una fuente de Usaid confirmó a Efe la utilización de esta variedad extranjera de cacao en la lucha contra los cultivos ilegales de coca, materia prima de la cocaína.
La chocolatera Mariella Balbi Barbis afirmó a Efe que el híbrido es un cacao "corriente" que pone en desventaja al agricultor, que puede recibir por él unos $2 por kilo, a diferencia del nativo, con el que puede obtener hasta $6.
En 2010, el precio promedio por kilo de hoja seca de coca fue de $3, según la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC).
"Estamos hablando de una extensión muy considerable que se está destruyendo por un programa que puede estar funcionando y es beneficioso en cierta forma, pero que no está ayudando al agricultor porque lo están forzando a entrar a un negocio con un cacao corriente", alertó Balbi.
El VRAE (Valle de los Ríos Apurímac y Ene), localizado en la zona selvática de las regiones Ayacucho, Cuzco, Junín y Huancavelica, posee una tierra altamente fértil que ha sido explotada para convertirla en el principal bastión cocalero del país.
Desde las alturas, un manto blanco se cierne sobre el paisaje del VRAE, evidencia humeante de las varias hectáreas de cultivo que se queman para preparar el terreno para la coca.
Ante el sistema ilegal que arrastra la coca y la pobreza en la que siguen viviendo muchos de los campesinos del lugar, la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) ha impulsado cultivos que sustituyan a esta planta en el VRAE, entre ellos el cacao en su variedad CCN-51.
En Cuzco, cuna del cacao nativo Chuncho, es cada vez más difícil encontrarlo sin que se perciba los rastros del CCN-51 en su sabor, precisó Balbi.
Para la chocolatera, el sabor a "frutas y nueces" del cacao nativo está en riesgo de perderse ante el gusto "ácido, amargo y astringente" del CCN-51.
Para José Rojas, gerente de la Central Piurana de Cafetaleros (Cepicafe), donde se produce el preciado cacao Blanco, la variedad extranjera afecta a la imagen del producto peruano que "se está posicionando (en los mercados) como un cacao especial".
"No estamos en contra del cacao CCN-51, sino que queremos que se zonifique y que se impulse en zonas convenientes", dijo Rojas a Efe.
En 2010, Perú alcanzó a cultivar 61.200 hectáreas de coca, un incremento de 2,2 % respecto al año anterior y 800 hectáreas menos que las que posee el principal productor mundial, Colombia, según UNODC.
Perú ha proyectado eliminar 12.000 hectáreas de coca para 2012 y otra cantidad similar para 2013, según la presidenta de Devida, Carmen Masías.

Cuzco/EFE
Ver comentarios