Enviar
Bush y Congreso enzarzados en lucha ideológica

Mandatario brega con legisladores demócratas por extensión a ley de escuchas

Washington
EFE


George W. Bush, presidente de Estados Unidos, acusó el viernes al Congreso, bajo control demócrata, de poner en peligro la seguridad nacional al iniciar un receso sin extender la ley que permite espiar a presuntos terroristas sin orden judicial.
La ley de vigilancia electrónica, conocida como “Ley para Proteger a Estados Unidos” (“Protect America Act”, PAA) y que vence mañana a medianoche, ha abierto una lucha ideológica entre la Casa Blanca y los demócratas del Congreso donde, el jueves, los republicanos incluso abandonaron el pleno de la Cámara de Representantes en señal de rebelión.
La “PAA”, aprobada en agosto de 2007 por seis meses, autoriza la intercepción sin permiso judicial de comunicaciones electrónicas que utilicen las redes de Estados Unidos, sean de estadounidenses o extranjeros.
La mañana del viernes, tras una reunión con el vicepresidente Dick Cheney y líderes republicanos del Congreso en el Despacho Oval, Bush reiteró su acusación de que los demócratas están exponiendo a Estados Unidos a un mayor riesgo de atentados.
“Al bloquear esta legislación, nuestro país corre más riesgo de un ataque”, insistió Bush, quien se opuso a una extensión de 21 días que habían ofrecido los demócratas el miércoles.
El Congreso ya había aprobado una primera extensión de 15 días de la ley “PAA”, mientras demócratas y republicanos buscaban una solución consensuada en torno al equilibrio entre las necesidades de seguridad nacional y la protección de los derechos civiles.
“Cuando regresen del receso, los líderes de la Cámara de Representantes tienen que entender que su decisión de bloquear este buen proyecto de ley nos dificulta la tarea de protegerlos a ustedes los estadounidenses”, subrayó Bush.


Ver comentarios