Enviar
Bush impulsa proceso de paz en Oriente Medio

Tensión entre Estados Unidos e Irán crece ante amenazas de Bush a régimen de Teherán

Jerusalén
EFE

George W. Bush, presidente de Estados Unidos, amenazó ayer a Irán con “consecuencias graves” si vuelve a hostigar a sus fuerzas militares, mientras se declaró “optimista” sobre la posibilidad de lograr un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.
Bush se reunió ayer en Jerusalén con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, un encuentro que debía estar dominado por las negociaciones palestino-israelíes para lograr en un año lo que no se ha conseguido en 60 años de conflicto en Tierra Santa.
No obstante, la tensión entre Estados Unidos e Irán dejó el tema parcialmente de lado, después de que el domingo buques estadounidenses estuvieron a punto de abrir fuego contra lanchas iraníes en el Estrecho de Ormuz, en la boca del Golfo Pérsico.
El presidente elevó el tono de sus amenazas a los iraníes, en una rueda de prensa conjunta con Olmert. “Habrá consecuencias graves si atacan nuestros barcos, simple y llanamente. Les aconsejo que no lo hagan”, advirtió.
El Gobierno de Teherán ha dicho que Estados Unidos ha exagerado el incidente y una fuente militar iraní ha acusado a Washington de “fabricar” un vídeo que según el Pentágono muestra lo que pasó.
Sobre las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes, Bush enfatizó que existe una oportunidad “histórica” y se declaró “optimista” de que las dos partes puedan alcanzar un acuerdo de paz antes de que finalice este año.
Por su parte, Olmert opinó que no habrá paz mientras su país sufra ataques de cohetes lanzados desde Gaza.

El primer ministro señaló que Israel “no tolerará esos ataques despiadados” y alertó de que “no dudará en tomar todas las medidas posibles” para detenerlos.
Bush dijo que hoy, jueves, preguntará al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, con quien se reunirá en Ramala (Cisjordania), qué puede hacer para detener el lanzamiento de dichos cohetes.
Sin embargo, Abás no tiene control sobre Gaza, que está en manos del grupo islamista Hamás, subvencionado por Irán.
La Casa Blanca concibió la gira de Bush como una forma de impulsar el proceso de paz, aunque Hadley advirtió de que no habrá acuerdos sustanciales durante la visita.
Otro objetivo principal del viaje es fortalecer los vínculos de seguridad con los países del Golfo Pérsico, que Bush visitará en la segunda parte de su gira, como forma de aislar a Irán.
El incidente del domingo ha añadido urgencia a su empeño y Bush reiteró sus advertencias respecto a las actividades atómicas de Irán. “Un país que ha tenido un programa secreto puede fácilmente reiniciarlo”, aseveró el presidente.
La Casa Blanca intenta reparar el daño que ha hecho a su política un informe de Inteligencia elaborado por sus propias agencias de espionaje que, aunque afirmaron el mes pasado que el Gobierno de Teherán tenía un programa nuclear militar, también dijeron que lo suspendió en 2003 por la presión internacional.
Israel cree, en cambio, que no lo ha detenido y en su encuentro de dos horas y media -una hora más que lo previsto- Olmert proporcionó a Bush fotografías, vídeos y otros materiales que presuntamente respaldan su tesis.
El primer ministro dijo que Irán tiene el potencial para fabricar una bomba nuclear. “Debemos hacer todo lo posible para evitarlo”, remarcó.
Ver comentarios