Enviar
Presupuesto incluye fondos de guerra
Bush firmó Ley de Gastos para 2008

Washington EFE

El presidente de EE.UU., George W. Bush, firmó ayer el proyecto de ley de gastos de $555 mil millones de para el año fiscal 2008, que incluye $70 mil millones para las guerras en Irak y Afganistán y financia las operaciones de 14 agencias del Gobierno federal.
Bush firmó el presupuesto de EE.UU. antes de subirse al avión presidencial Air Force One en Camp David para trasladarse a su rancho de Texas, donde pasará el fin de año.
El presidente pasó la Navidad en la residencia presidencial de Camp David (Maryland), en compañía de su familia.
"La ley financia al Gobierno hasta límites responsables que había propuesto Bush, sin tener que subir los impuestos", dijo Scott Stanzel, uno de los portavoces de la Casa Blanca.
A su vez, Stanzel anunció que "en breve Bush esbozará su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2009 que contendrá los gastos, mantendrá los impuestos bajos y continuará por el sendero del equilibrio presupuestario".
El pasado 19 de diciembre el Congreso de EE.UU. aprobó el amplio proyecto de ley de gastos para el año fiscal 2008 que incluye también fondos para el Plan Colombia.
En su último voto del día, la Cámara de Representantes aprobó, con 272 votos a favor y 142 en contra, el proyecto de ley de $ 555 mil millones. La medida autoriza un total de $545,6 millones para el Plan Colombia contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales, aunque la cifra representa un recorte de $43,4 millones menos de lo solicitado por el Gobierno de Bush.
Además, el monto representa una reducción del componente militar del Plan Colombia, que ahora recibirá $308 millones, $142 millones menos que lo que ha recibido en años fiscales anteriores, según el desglosado de la ayuda.
La aprobación del proyecto de ley, libre de las condiciones que habían impuesto los demócratas para el desembolso de fondos para Irak y Afganistán, fue interpretada la semana pasada como una victoria política para la Casa Blanca.
No obstante, la votación dejó un mal sabor de boca a la oposición demócrata, que había intentado nuevamente condicionar los fondos bélicos a la retirada de las tropas desplazadas en Irak.
Ver comentarios