Enviar
Falta de cooperación en la lucha contra el narcotráfico impulsó decisión del mandatario estadounidense
Bush suspende beneficios arancelarios a Bolivia


Washington
EFE

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, decidió suspender los beneficios arancelarios de los que disfruta Bolivia por su presunta falta de cooperación en la lucha contra el narcotráfico, informó la Casa Blanca.
El fin de las ventajas aduaneras entrará en vigor el 15 de diciembre, de acuerdo con un comunicado divulgado por la portavoz presidencial, Dana Perino.
Según un documento oficial de La Paz presentado al Gobierno de Estados Unidos, 25 mil empleos dependen directamente del programa y otros tantos de forma indirecta.
En su declaración, Perino indicó que si Bolivia "mejora su desempeño", Bush podría restablecer los beneficios arancelarios, que permiten la entrada de gran parte de los productos bolivianos en Estados Unidos sin el pago de impuestos aduaneros.
El presidente inició hace dos meses el proceso para cancelar esos beneficios. Durante ese período la Casa Blanca recibió comentarios públicos y celebró una audiencia al respecto en la Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés).
En ella, representantes del Gobierno boliviano y del sector privado apelaron a Estados Unidos a que mantuviera los beneficios, establecidos por la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de Drogas (ATPDEA, por su sigla en inglés), de la que se benefician Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia.
A cambio de un acceso privilegiado al mercado estadounidense, esos países se comprometen a cooperar en la lucha contra el tráfico de estupefacientes.
En la audiencia, Felipe Cáceres, el encargado del combate al narcotráfico en Bolivia, alertó de que el fin del programa generaría desempleo y "engrosaría las filas del narcotráfico".
Según la documentación presentada por Bolivia entonces, los sectores que se verán más perjudicados por la suspensión de los beneficios son el textil, maderero, el cuero, la joyería y los alimentos orgánicos.
La decisión de Bush llega en un momento de gran tensión en las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos.
En septiembre, el presidente del país andino expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, tras acusarlo de apoyar a sus opositores.
En respuesta, Washington hizo lo propio con el diplomático boliviano en Estados Unidos, Gustavo Guzmán.
Morales también suspendió las actividades del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) en Bolivia y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) abandonó la zona cocalera del Chapare ante las amenazas de organizaciones afines al presidente.
Ver comentarios