Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Buenas noticias y retos impostergables

| Viernes 29 julio, 2016


No son necesarios nuevos impuestos; se requiere, sí, mejorar la calidad del gasto, definir prioridades, establecer indicadores de eficiencia en la gestión y de equidad en los resultados

Buenas noticias y retos impostergables

Lic. Rafael Ortiz Fábrega
Precandidato presidencial
Unidad Social Cristiana

El más reciente estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (PNUD/UCR), sobre salud y longevidad, acceso a la educación y calidad de vida, arroja resultados que son, al mismo tiempo buenas noticias y retos impostergables. El hecho de que en los últimos 15 años todos los cantones mostraran una mejora sostenida en los indicadores es, sin duda, la mejor noticia.
Pero, al mismo tiempo, es evidente que persiste la desigualdad entre regiones y entre grupos de población. Los diez cantones con mejores índices son metropolitanos, en tanto, los más pobres y atrasados son, con la única excepción de Alajuelita, cantones rurales periféricos. Las mujeres, a su vez, son las que tienen menores oportunidades, sobre todo de acceso a la educación más allá de la educación primaria.
El reto, entonces, es impulsar acciones concretas y de largo plazo para elevar los niveles de equidad, inclusión y justicia social en todo el país. Eso no se logra quitándoles a los que viven mejor para trasladarlo a los que menos tienen. La fórmula parece ser crear mejores condiciones allá donde no las hay y preservar lo logrado en los cantones y regiones en donde hay mejores indicadores de desempeño. El incremento de la inversión en educación, infraestructura, acceso tecnológico y generación de empleo debe ser, sin duda, una de las acciones que hay que impulsar con mayor empeño y amplio consenso, sobre todo en las regiones y cantones más deprimidos.
Hay que acabar con el mito de que Costa Rica debe sufrir siempre el síndrome de las “dos Costa Rica”. Nuestro país es pequeño, sin grandes dificultades naturales como clima o separación geográfica; no hay razones para que persista la creencia de que la existencia de una Costa Rica rica y una Costa Rica pobre es un mandato divino. Lo que ha faltado es determinación para llevar a todo el país y no solo al centro, la infraestructura física, sanitaria, educativa y tecnológica que favorezcan la instalación de empresas en todas las regiones y, con ello, la generación de empleos estables, de largo plazo y justa remuneración que es, como se sabe, la mejor forma de romper los círculos de pobreza.
Para lograrlo no son necesarios nuevos impuestos; se requiere, sí, mejorar la calidad del gasto, definir prioridades, establecer indicadores de eficiencia en la gestión y de equidad en los resultados. Eso es tarea de los gobernantes.
El Informe PNUD/UCR puede y debe servir de guía para la acción del Estado y la sociedad; esa información no puede ser, simplemente, motivo de alegría para unos o de frustración y desesperanza para otros.