Enviar

El ser un país pequeño y de pequeña economía no significa que no podamos tener educación de alta calidad e investigar con éxito


Buena calificación para la UCR

Resulta interesante y satisfactorio comprobar que la Universidad de Costa Rica (UCR) es considerada la mejor casa de enseñanza superior de Centroamérica y la única de la región dentro del top 30, ocupando el lugar número 26 de las mejores en Latinoamérica.
Le sigue, en segundo lugar en el istmo, la Universidad Nacional de Costa Rica (54), según lo publicó este medio ayer, señalando entre los primeros lugares de ese listado a las universidades brasileñas.
Así lo determina el ranking emitido por la organización Quacquarelli Symonds, cuyos criterios fueron la reputación académica, el staff de profesores, la reputación laboral, las facultades, el impacto web y citaciones en ensayos y documentos, entre otros.
Nuestro país ha realizado esfuerzos importantes desde principios del siglo pasado, para universalizar el acceso a la escuela y luego al colegio a la población.
Esto trajo como consecuencia que, al fundarse la UCR (1941), muchos estudiantes estuvieran en condiciones de ingresar a ella y hasta la fecha constituye uno de los pilares que sostienen no solo la educación superior sino también la investigación. Esto debe seguir una ruta de cada vez mayor nivel.
Ante el gran salto que significan los avances de la ciencia y la tecnología en la era del conocimiento, es imperativo que Costa Rica refuerce a esta, su mejor universidad, para los retos que se deben enfrentar.
El ver a la UCR en un buen lugar de este ranking no debe invitarnos a bajar la guardia como país en materia de enseñanza superior.
Por el contrario, hay que trazar planes a corto, mediano y largo plazo destinados a que la UCR pueda continuar elevándose cuantitativa y cualitativamente en todas sus áreas y en todo el país.
Propiciar la actualización y superación permanente de su profesorado.
Actualmente, como sabemos hay laboratorios y otros centros de esa universidad que prestan importantes auxilios a la sociedad, así como también lo hacen la Universidad Nacional y la Estatal a Distancia, entre otros.
Pero Costa Rica debe también decidirse a invertir en investigación en diferentes áreas. Contamos con el recurso humano capaz de hacerlo. El ser un país pequeño y de pequeña economía no significa que no podamos tener educación de alta calidad e investigar con éxito.
Este crucial tema de la educación e investigación, así como el de garantizar buena cobertura universal también en salud a la población, serán sin duda puntos ineludibles para los candidatos que aspiren a gobernar el país a partir de 2014. Sería impensable el progreso de la nación sin esto.
 

Ver comentarios