Brecha de logro académico entre ricos y pobres disminuyó en EEUU
Foto Bloomberg.
Enviar

El vínculo entre el estatus socioeconómico y el desempeño escolar se está debilitando para los estudiantes de Estados Unidos, un signo de una mejora de la equidad en la educación estadounidense, aunque los adolescentes del país siguen estando por detrás de sus pares internacionales en matemática, lectura y ciencia, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Entre 2006 y 2015, el porcentaje de los llamados estudiantes resilientes –adolescentes de la base de la escala socioeconómica que logran superar a sus pares y se clasifican en el cuarto superior de los estudiantes internacionalmente– creció en 12,3 puntos, el mayor aumento entre 72 países y economías estudiados.

Por cierto, la riqueza y los antecedentes familiares todavía influyen en los logros académicos. Los estudiantes desfavorecidos en Estados Unidos tenían el año pasado 2,5 veces más probabilidades de mostrar un bajo desempeño que los estudiantes favorecidos, según el informe de la OCDE publicado el martes. Pero la correlación está disminuyendo. En 2015, 11% de la variación en las notas de las pruebas de los estudiantes estadounidenses podía explicarse por su estatus socioeconómico. Hace una década, en cambio, esa cifra era de 17 por ciento, lo que sugiere que los resultados de la educación son cada día más fruto de las capacidades y el esfuerzo de los estudiantes en vez de serlo de las circunstancias personales y los antecedentes familiares.

Aunque hay una mayor equidad, los avances para los estudiantes desfavorecidos no fueron lo bastante grandes como para mejorar el desempeño total del país en diferentes áreas temáticas. Entre los 35 países de la OCDE, Estados Unidos se clasificó 19º en ciencia, 20º en lectura y 31º en matemática, en tanto países asiáticos como Singapur y Japón una vez más encabezaron los cuadros. Mientras el desempeño medio en ciencia y lectura ha permanecido esencialmente sin cambios respecto de evaluaciones previas, el desempeño en matemática en Estados Unidos cayó significativamente entre 2012 y 2015.

El informe cita a Canadá, Estonia, Alemania y Hong Kong como países o regiones que son modelos de excelencia y que han tenido éxito en cuanto a lograr tanto altos niveles de desempeño como equidad en los resultados de la educación. Entre una cantidad de recomendaciones de políticas, los autores destacan la educación infantil temprana para impedir que los chicos desfavorecidos queden rezagados respecto de sus pares durante los primeros años de vida y salarios docentes más altos para atraer a los mejores educadores hacia las escuelas desfavorecidas.

El informe llega en un posible punto de inflexión de las políticas educativas de Estados Unidos, en momentos en que el presidente electo Donald Trump arma su gabinete. La persona que eligió como secretaria de educación, Betsy DeVos, aboga por los cheques escolares –que permiten a los estudiantes usar dinero público para asistir a escuelas privadas– y se opone a las pautas del currículo básico diseñado en 2010 para alinear y elevar las referencias para el aprendizaje en todo el país.

Trump ha prometido eliminar el currículo básico y llamó a esas orientaciones un “desastre total” en un aviso de campaña. Propone un programa de cheques federales por $20 mil millones para los niños pobres, que subvencionará “repriorizando los dólares federales existentes”, según una declaración de postura en su página de internet.

Ver comentarios