Enviar

Todos sabemos que el estrés es el principal generador de enfermedades físicas, mentales y emocionales. En algunos momentos, las cargas de trabajo, tiempos de entrega, objetivos demasiado ambiciosos, relaciones tensas con algún compañero o jefe, entre otras razones pueden ser generadores de estrés que nos restan energía para enfrentar el trabajo óptimamente.

Aprovechar los breaks en la oficina son muy útiles para ayudarnos a vivir más relajadamente sin caer en la baja productividad, sino todo lo contrario, acciones que ayudan a incrementar la energía para continuar con la marcha del día.

Es vital determinar las horas del día (o noche) en las que se logra abarcar mayor cantidad de trabajo de forma eficiente. Una vez encontrado ese momento de alta productividad, es recomendable tomar pausas pequeñas antes o después de esta etapa.

Algunos tips para aprovechar los breaks:

  • Tomar suficiente agua: El cerebro representa sólo un 2% del peso corporal, pero recibe un 20% del flujo sanguíneo. Cuando el cuerpo está deshidratado, el volumen de sangre en el cuerpo baja incluyendo el cerebro, por lo tanto, es necesario sacar el ratito para tomar líquidos y que las ideas y el trabajo fluyan mejor también.
  • Hacer ejercicios de respiración y relajación consciente: Existen algunas prácticas que no toman más de cinco minutos. La respiración consciente consiste en cerrar los ojos inhalando profundamente aire por la nariz y contar unos 5-6 segundos y exhalando en otros 5-6 segundos, también por la nariz. La respiración profunda ayuda a oxigenar todas las células del cuerpo.
  • Otra buena práctica es sentarse en una silla cómoda y hacer un “escaneo” del cuerpo desde los pies hasta la cabeza tratando de relajar todos los músculos, primero relajando los músculos de los pies y piernas, luego el torax, brazos, espalda, cuello, mejillas y la frente.
  • A veces uno sin darse cuenta está frunciendo la frente o manteniendo la mandíbula tensa con los dientes y es síntoma de estrés, por lo cual estos ejercicios ayudan a relajar conscientemente el cuerpo e incluso darnos un aspecto amable a nuestra cara y no parecer como si estuviéramos enojados.
  • Compartir con la gente en los breaks: Un ratito para socializar ayuda a mantener buenas relaciones con los compañeros, levantarse a tomarse un café, compartir la merienda y contarse un par de chistes o anécdotas entretenidas con los demás nos despejan la mente por un rato, para retomar energía y volver al trabajo.
  • Moverse bastante: Es necesario levantarse de la silla cada cierto rato, estirar las piernas y los brazos, caminar, usar menos el ascensor y más las escaleras. El movimiento siempre acelera el metabolismo y nos mantiene alertas, activos y con energía para trabajar mejor.
  • Respetar las meriendas y la calidad de los alimentos:  Desde luego es preferible consumir frutas y tomar yogurt en vez de repostería procesada, para darle energía al cuerpo, sentirse más ligero, ágil y no con sensación de somnolencia por exceso de carbohidratos, grasas o alimentos que son más lentos de procesar.
  • Aprovechar la tecnología: Gadgets como las pulseras que marcan la cantidad de pasos pueden ser buenas herramientas para proponerse metas y mantenerse en movimiento.  Algunos relojes incluso le recuerdan al usuario que ya ha estado mucho tiempo sentado y que debe moverse, entre muchas otras funcionalidades relacionadas con el ejercicio, cantidad de calorías, etc. Existen aplicaciones para el celular o tabletas que traen algunos ejercicios de yoga para la oficina para estirar los músculos y ejercicios de relajación y respiración descritos anteriormente en donde no se requiere mucho espacio, ni tiempo. Yo utilizo las versiones gratuitas de My Spirit Tools y Daily Yoga.

Ahora sí, a aprovechar el día y respetar los breaks, que no son pérdida de tiempo si se administran correctamente. Namasté.
 


Ver comentarios