Brasileños viajan menos y en Miami sobran habitaciones de lujo
La ciudad, conocida por sus influencias latinoamericanas y por su ambiente festivo y de moda en South Beach, se ha visto afectada por un exceso de oferta hotelera y una falta de demanda suficiente. Shutterstock/La República.
Enviar

 Los hoteles de la soleada ciudad de Miami están soportando un retroceso del turismo proveniente de Brasil y un auge de la construcción que ha añadido miles de habitaciones al mercado.
Los costos de una noche de alojamiento están cayendo. “El ingreso por habitación disponible en el Gran Miami —una medida clave de las tarifas y la ocupación conocida como ‘revpar’— viene cayendo todos los meses este año, y en abril fue el peor de los 25 principales mercados de Estados Unidos, según STR, un proveedor de datos para el sector del alojamiento. Marriott International, que va camino de convertirse en el mayor operador hotelero del mundo, dijo en su teleconferencia sobre las ganancias del primer trimestre que Miami está entre sus áreas estadounidenses más débiles.
La ciudad, conocida por sus influencias latinoamericanas y por su ambiente festivo y de moda en South Beach, se ha visto afectada por un exceso de oferta hotelera y una falta de demanda suficiente. Un invierno inusualmente moderado en Norteamérica ha frenado las visitas, en tanto los brasileños, una importante fuente de turismo, están en retroceso porque su moneda se derrumba y su economía está hundida en la recesión. Los desarrolladores que se apresuraron a aprovechar el creciente interés de los turistas acaudalados enfrentan ahora la perspectiva de un exceso de habitaciones, en particular en el extremo más lujoso del espectro.
“Miami ha sido un mercado muy activo, pero ahora debemos darnos un respiro”, dijo Gregory Rumpel, director general en Miami de la operadora de propiedades comerciales Jones Lang LaSalle.
El “revpar” hotelero en el mercado de Miami-Hialeah cayó un 3,6% respecto del año pasado en los primeros tres meses de 2016, comparado con un aumento del 2,7% al nivel nacional, según STR. La tasa de ocupación declinó el 1,9%, en tanto las tarifas cayeron un 1,7%.
En marzo, la tarifa promedio por una noche fue de $250,93 un 1,7% menos que en el mismo mes del año pasado. De todos modos, el monto es el más caro de Estados Unidos, ya que marzo suele ser parte de la temporada alta de la ciudad, cuando viajeros de Nueva York y otras zonas del norte del país escapan de los últimos días del invierno.
Nueva York fue la mayor fuente de visitantes para Miami el año pasado, y alcanzó un récord de 2,1 millones de personas, según el Greater Miami Convention & Visitors Bureau. Brasil fue la segunda, con más de 747.000 visitantes, seguido de Canadá, Colombia y luego Chicago.

 



Ver comentarios