Brasil: primer viaje del Papa
Ayer el papa Francisco se reunió con representantes de distintas iglesias cristianas ante las que se comprometió a continuar el diálogo ecuménico. AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Su compromiso con los pobres nos une mucho, ya que los gobiernos brasileños en los últimos años nos hemos ocupado de buscar la superación de la pobreza.


Brasil: primer viaje del Papa

El papa Francisco está "muy entusiasmado" ante su visita a Brasil, en el que será su primer viaje internacional, para participar en la Jornada Mundial de Juventud (JMJ) el próximo julio y en el que también acudirá al Santuario de Nuestra Señora Aparecida, en Sao Paulo.
Así lo confirmó a la prensa la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien ayer se reunió con el Papa durante cerca 30 minutos en la biblioteca del Palacio Apostólico.
El nuevo Papa aún no había tenido tiempo para confirmar su visita a Brasil, ya que estaba programada la presencia de Benedicto XVI, y así lo hizo en la reunión con Rousseff.
La presidente brasileña es la segunda jefe de Estado que se reúne con el pontífice, después de que el pasado lunes este recibiese a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.
El Papa comunicó a la mandataria brasileña su deseo de visitar en Sao Paulo el Santuario de Nuestra Señora Aparecida, la patrona del país, después de su permanencia en Río de Janeiro para la JMJ.
El tema principal del encuentro fue la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 23 al 28 de julio, y sobre la que ambos coincidieron en que los jóvenes son vitales para "la construcción del futuro de la humanidad".
Rousseff afirmó que el papa Francisco espera una "masiva participación de los jóvenes" para esos días.
También, añadió la presidenta brasileña, hablaron de los problemas de los jóvenes en Brasil como las drogas y la necesidad de "reforzar los valores, principios y símbolos" en la juventud.
Rousseff, quien salió de la reunión con el Papa con una amplia sonrisa, aseguró que Francisco es una persona "muy carismática".
Sobre todo, la mandataria destacó el "gran compromiso con los pobres" y más necesitados del papa Francisco.
"Su compromiso con los pobres nos une mucho, ya que los gobiernos brasileños en los últimos años nos hemos ocupado de buscar la superación de la pobreza", afirmó Rousseff, quien comentó que explicó al papa las políticas adoptadas para erradicar esta lacra.
Respecto a este tema, la mandataria brasileña transmitió al pontífice su admiración por su decisión de invitar a un recolector de cartones argentino ("cartonero") a sentarse ayer entre los gobernantes durante la ceremonia de inicio de pontificado.
Rousseff explicó que el Papa, como ya hizo con la presidenta argentina, le regaló el Documento de Aparecida, la declaración conjunta de la reunión de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) de 2007.
"No lo lea todo, que a lo mejor se aburre", contó Rousseff que le dijo el papa Francisco, quien después le indicó el índice del volumen para que leyese aquellos puntos que más le interesasen.

Ciudad del Vaticano/EFE

 

Ver comentarios