Enviar
Brasil pierde pulso por bonos

El ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, no tiene oportunidades contra Ben Bernanke.
Los rendimientos de los bonos con denominación en reales y vencimiento en 2016 han declinado a un récord de 3,76% debido a la especulación de que la tercera ronda de compras de activos de la Reserva Federal de los Estados Unidos aliente aumentos de la moneda brasileña e impulse los retornos de la deuda local.
Analistas consultados por Bloomberg pronostican que el real subirá 6,1% en 2013, la mayor cantidad entre las grandes monedas del mundo, incluso después de que Mantega dijera que Brasil está dispuesto a “intervenir” en el mercado cambiario para proteger a industriales.
Conforme los bancos centrales del mundo reducen los costos crediticios para impulsar el crecimiento económico y evitar una crisis de la deuda europea, los inversores apuestan a que los precios de las materias primas aumentarán y obligarán a Mantega a revertir su oposición al fortalecimiento de la moneda para contener los aumentos de precios.
“Con fuertes indicios de que la recuperación económica es sólida, y dado que la presión inflacionaria deriva de la recuperación económica local y los menores riesgos globales, el gobierno puede tolerar” una moneda más fuerte, dijo Fabio Akira, un economista de JPMorgan Chase.
El real ha caído 8% contra el dólar en tanto las autoridades instrumentaban las mayores reducciones de tasas de interés del Grupo de los 20, compraban dólares e imponían gravámenes a los inversores extranjeros en un intento de reanimar el crecimiento económico.
Mantega, que acuñó la frase “guerra cambiaria” en 2010 para describir el uso de la política monetaria por parte de los países industrializados para impulsar las exportaciones, dijo que un real más débil contribuye a impulsar la recuperación económica de Brasil.

Bloomberg News
Ver comentarios