Brasil invertirá en aeropuertos por el mundial
Enviar
Brasil invertirá en aeropuertos por el mundial

Luego de que el fundador de JetBlue Airways Corp. David Neeleman lanzara una línea aérea brasileña en 2008, tuvo que comprar 400 sillones y pagar más policía de tránsito para controlar el caos que enfurecía a los pasajeros en su centro de distribución de tráfico aéreo de Viracopos.
Las constantes demoras, la rotura de las bandas transportadoras de equipaje y las terminales y pistas de aterrizaje atestadas de pasajeros que complicaban el trabajo de Azul Linhas Aéreas Brasileiras SA de Neeleman ahora podrían terminarse. Ante la perspectiva de la llegada de 500.000 turistas para la Copa Mundial de Fútbol de 2014, el gobierno arrendará Viracopos, ubicado cerca de Sao Paulo, y otros dos aeropuertos responsables de mover un tercio de los 179 millones de pasajeros de Brasil y el 57 por ciento de sus cargas aéreas.

El proceso determinará un gasto de unos $9.200 millones en aeropuertos, incluidos Viracopos en la ciudad de Campinas y Guarulhos en Sao Paulo, el de mayor actividad de América Latina.
Los más beneficiados, además de los viajeros aéreos y las compañías que envían productos por aire, podrían ser las empresas de infraestructura como CCR SA, el mayor operador de autopistas con peaje de Brasil, y el operador de autopistas Obrascon Huarte Lain Brasil SA. Ambas son parte de consorcios oferentes de los que también forman parte Flughafen Zürich AG y Fraport AG Frankfurt Airport Services Worldwide.
“La subasta cambiará el juego para estas compañías” cuando las empresas brasileñas se diversifiquen a otros campos además de su actividad central de operar autopistas, dijo Daniela Bretthauer, analista de acciones de Raymond James en Sao Paulo. Califica a CCR con “superior al mercado” y a OHL Brasil con “igual al mercado”. Espera que el precio de CCR llegue a 14 reales.
CCR subió 5,7% en los últimos doce meses a 12,16 reales. OHL Brasil trepó 8,9%, superando la caída del 5,3% del índice de referencia Bovespa de Brasil.
Viracopos y Guarulhos representan aproximadamente el 72% de las exportaciones de cargas aéreas de Brasil y el 64% de las importaciones, que incluyen desde autopartes a flores, según Infraero, operador estatal de los principales aeropuertos comerciales de Brasil. Alrededor del 18% de las importaciones brasileñas por valor y 4,4% de las exportaciones entran y salen del país por aire.
Los viajes aéreos en la mayor economía de América Latina han estado en auge en la última década en tanto el aumento de ingresos hizo crecer la clase media. La demanda de vuelos de cabotaje aumentó 16% el año pasado y casi se ha triplicado desde 2002, según las cifras del organismo de aviación civil de Brasil, conocido como Anac, dadas a conocer el 25 de enero.
El tráfico de pasajeros podría crecer más rápido con mejores aeropuertos, explicó Neeleman, cuya aerolínea Azul opera vuelos a terminales más pequeñas de todo Brasil, el quinto país del mundo por extensión territorial.

Brasil/Bloomberg

Ver comentarios