Brasil: Caída de 30 minutos revela mercados a merced de política
El anuncio original provocó pánico entre los inversores que habían considerado que la destitución de Rousseff estaba cantada. Shutterstock/La República
Enviar

El real se desplomó más que nunca en cuatro años y el índice accionario de referencia perdió $16.500 millones de su valor. En treinta minutos, ambos mercados en gran parte se habían recuperado.
La brusca caída y el repunte ponen de relieve el carácter endeble de las alzas de este año en Brasil, donde el Ibovespa y la moneda están entre los de mejor desempeño del mundo por las apuestas a que la presidenta Dilma Rousseff será sometida a juicio político y reemplazada por un gobierno más favorable a los inversores. Esa tesis quedó en duda el lunes al mediodía, cuando el presidente interino de la cámara baja inesperadamente pidió una nueva votación por el juicio político en su recinto, aun cuando más tarde revirtió su decisión.
El anuncio original provocó pánico entre los inversores que habían considerado que la destitución de Rousseff estaba cantada. Una relativa calma volvió cuando los operadores decidieron que se trataba de un revés pasajero. Esto sigue a meses de discordias e incertidumbre conforme la iniciativa para juzgar a Rousseff recorría los tribunales y obtenía la aprobación de la cámara de diputados. La volatilidad implícita del real a tres meses, indicador de las fluctuaciones de precios, es la cuarta más alta del mundo, y el Ibovespa tiene los mayores altibajos de los principales índices accionarios.
“Todo el proceso de juicio político seguirá siendo turbulento e incierto”, dijo Enestor dos Santos, economista principal de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA en Madrid, antes de que el presidente interino de la cámara baja revirtiera su decisión. “Esto es un chasco. El mercado quiere estar seguro de cómo será el proceso”.
El Ibovespa terminó el día con una baja del 1,4%, llegando al nivel de cierre más bajo desde el 11 de abril, en tanto el real descendía un 0,4%. Las acciones brasileñas rindieron un 31% en dólares este año, más que cualquier otro de los grandes mercados del mundo, mientras que el avance del 13% del real es el más importante de las aproximadamente 150 monedas que Bloomberg sigue en el mundo.
Esta semana, los inversores centraron su atención en el Senado, donde los políticos tenían programado votar el miércoles para determinar si se seguía adelante con el juicio político y se exigía que Rousseff dejara su cargo durante por lo menos 180 días mientras se analizaban las acusaciones de que utilizó a los bancos estatales para apuntalar ilegalmente el presupuesto. Después de eso, los senadores votarían nuevamente para destituirla en forma permanente de la presidencia.
El auge de este año constituye un giro en redondo respecto de 2015, cuando el Ibovespa se desplomó 42% en dólares y el real perdió un tercio de su valor cuando al país se le quitó su calificación crediticia de grado de inversión. Brasil, que hace un lustro era una superestrella mundial cuando su economía crecía rápidamente, se ha visto afectado por la caída de los precios de sus exportaciones de materias primas y el desmoronamiento de la confianza de las empresas.
Este caos revela la disfunción de las instituciones brasileñas, por la que “todas las ramas del gobierno están enfrentadas entre sí e incluso las facciones dentro de cada rama también están en conflicto”, escribió en una nota a los clientes Rafael Elias, responsable de estrategia de mercados emergentes de Cantor Fitzgerald en Nueva York.

 

 

 



Ver comentarios