Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Brasil precavido ante crisis

Redacción La República [email protected] | Lunes 27 octubre, 2008



Brasil precavido ante crisis

Gobierno brasileño se prepara para comprar bancos

Eugenia Soto y EFE
[email protected]

El Gobierno de Brasil anunció el miércoles osadas medidas para contener el contagio de la crisis financiera mundial y autorizó a los dos grandes bancos federales a comprar otras entidades bancarias y empresas inmobiliarias con problemas.
Las medidas “preventivas” fueron detalladas por el ministro de Hacienda, Guido Mántega, quien reconoció que la crisis amenaza un segmento del sistema financiero e inmobiliario.
El que el sistema financiero brasileño sea “sólido” no lo exime “de los problemas de liquidez”, argumentó.
“La situación está tranquila, estamos creando otra alternativa absolutamente normal para los bancos que quieran vender una parte de su control accionario”, dijo.
Hasta hace pocos días, tanto el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva como el propio Mántega y el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, insistían en que Brasil no sería alcanzado por la crisis.
El decreto publicado en el Diario Oficial autoriza al Banco de Brasil y a la Caixa Económica Federal a comprar bancos pequeños y medianos con problemas de liquidez debido a la paralización de los flujos financieros.
“No hay banco quebrado. El sistema financiero brasileño es sólido”, afirmó Mántega para evitar interpretaciones en un mercado financiero que hoy vive nuevas caídas en la bolsa de Sao Paulo y fuerte alza del dólar.
Las compras de acciones, carteras de crédito o de las entidades completas podrán ser hechas sin licitaciones, según el decreto oficial.
Las bajas del Banco de Brasil se aceleraron en la bolsa después de las declaraciones, pues los operadores interpretaron que los grandes bancos privados no tienen liquidez suficiente para ayudar a los pequeños, por lo que el Gobierno debió descargar el fardo en las instituciones del Estado.
Mántega evitó usar la palabra “nacionalización”, y aclaró más bien que se trata de una medida temporal, que podría ser revertida cuando pase la crisis y las instituciones o sus activos serán adquiridos en condiciones de mercado.
Insistió en que se trata de un problema de liquidez “localizado” en algunos bancos pequeños y medianos.
Recientemente el Banco Central flexibilizó sus exigencias al sistema financiero, al liberar el encaje legal y otras garantías de depósitos del público y autorizar ventas de carteras de crédito entre las propias instituciones.