Enviar
Bonos de corto plazo no convencen
Analistas no recomiendan invertir en títulos de deuda próximos a vencer debido a la tendencia alcista de precios, la cual presiona los rendimientos a la baja


Inclinarse por instrumentos de corto plazo podría minimizar sus flujos de ganancias.
Tanto los bonos de deuda externa de Costa Rica, así como los emitidos por otros países de América Latina, con vencimientos en promedio a 2011 podrían ofrecerle ese escenario poco ventajoso.
Esto ya que los rendimientos de estos títulos resultan inferiores al compararse con las tasas pagaderas por deuda externa de más largo plazo, como los instrumentos que caducan en 2020.
“En marzo los precios de los bonos de corto plazo emitidos por Costa Rica, Colombia y El Salvador estaban relativamente baratos, pero en las últimas semanas se han movido hacia el alza, haciendo que disminuyan sus rendimientos”, manifestó Geovanni Sandí, analista de Acobo Puesto de Bolsa.
Por ejemplo, el bono bd2011 de Costa Rica registró un precio de 106 a finales de enero, tras estar en casi 97 en octubre de 2008. Al 16 de setiembre se cotizaba en 108,8 con un rendimiento del 2,63%.
Por su parte, a ese mismo día la opción colombiana con vencimiento al 2011 ofrecía una tasa de un 2,57%, mientras que el bono salvadoreño a 2012 poseía un rendimiento del 5,24%, de acuerdo con datos de Bloomberg.
Precisamente, el hecho de que el precio siga una tendencia alcista provoca un efecto inverso en el rendimiento, lo que podría reducir el atractivo de este tipo de deuda.
“El inversionista está buscando ganancias cercanas al 8%, por lo que no se siente atraído por el 2% en promedio que ofrecen las opciones de deuda con vencimientos en 2011”, explicó Juan Carlos Araya, de Central American Money Market Brokers.
En ese sentido, la opción de deuda costarricense con vencimiento en 2020 ofrecía un rendimiento de un 6,50%, y un precio de 127,1 al 16 de setiembre.
Por su parte, la opción de El Salvador con vencimiento a 2035 presentaba una tasa de un 8,20% y un precio de 94,1 al mismo día. Una tercera opción es la colombiana a 2020, con un rendimiento de un 6,08% y un precio de 142,7.
“Esos valores de largo plazo están sobrevaluados, ya que los rendimientos de dichos bonos no compensan la volatilidad del mercado. Esto quiere decir que si el rendimiento cae en un 1%, el precio se incrementa en hasta un 7%, de acuerdo con los indicadores de sensibilidad”, expresó Sandí.
Este comportamiento puede ser estratégico para los inversionistas que deseen salir a vender el título antes de la fecha de vencimiento, ya que podrían obtener una ganancia de capital a partir de la variación del precio.
De los tres mercados observados (Costa Rica, El Salvador y Colombia), el suramericano es el que posee menor riesgo debido a que cuenta con más liquidez que los otros dos, de acuerdo con los analistas.
Además, gracias a que se trata de un mercado más grande, ofrece mayor confianza.
“A la hora de conformar el perfil del portafolio de inversión, es vital considerar los indicadores de riesgo y rendimiento de cada cliente”, recomendó Araya.
Igualmente, hay que considerar las características de cada mercado. Por ejemplo, en el de El Salvador hay que considerar la situación política, especialmente debido a que aún existe incertidumbre en cuanto a la política que impulsará el mandatario Mauricio Funes.
En el caso de Colombia se tienen que analizar la profundidad y desarrollo del mercado.
Y para la opción de Costa Rica se tiene que contemplar que ante la escasez de papel comercial que prevalece, los fondos de pensión y de inversión de corto plazo saldrán a captar opciones de deuda con vencimientos a 2011, lo que provocaría un incremento del precio de estos bonos y una baja de los rendimientos.




Erick Díaz
Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios