Enviar

Bonos corporativos como alternativa de inversión



A lo largo de la crisis hemos visto como la incertidumbre y el pánico han hecho que muchos papeles de emisores corporativos en Estados Unidos y Europa sufrieran fuertes caídas y altas volatilidades.
Dada la mejora en las expectativas de las condiciones macroeconómicas mundiales, hemos visto una mayor liquidez en este mercado, en el que los rendimientos para este tipo de activos han pasado de tener un valor excepcional a un valor justo.
Los diferenciales de crédito se han contraído significativamente, a medida que los analistas se han vuelto más optimistas acerca de las perspectivas de la economía global.
A pesar del fuerte “rally” que han experimentado los precios, siguen existiendo importantes oportunidades de valor para los inversionistas que estén dispuestos a asumir un mayor riesgo.
La dinámica de la oferta y la demanda ha cambiado. La venta forzada por “hedge funds” y fondos de pensión ha finalizado, y las empresas han utilizado la mejoría en el sentimiento del mercado para volver a emitir bonos en el mercado primario, tras un 2008 en el que prácticamente hubo cero emisiones. Dicho esto, podríamos pensar que el mercado de bonos corporativos parece estar normalizándose.
Hemos visto una gran recuperación en los márgenes de las empresas y sectores “más eficientes” (como, por ejemplo, telecomunicaciones y servicios), pero aún hay importantes márgenes en otros sectores no tan apreciados, como el minero y el inmobiliario.
Desde una perspectiva de largo plazo, podríamos esperar que los diferenciales desciendan y que los bonos de corporativos obtengan resultados atractivos, incluso en un entorno en el que los incumplimientos aumentan.
Partiendo del hecho de que el crecimiento económico mundial seguirá lento por los próximos meses, los impagos bien podrían convertirse en algo bastante más frecuente de lo que ha estado habituado el mercado, de ahí la importancia de una buena selección de emisores.
Muchos de estos bonos están negociándose con fuertes descuentos y consiguiendo rendimientos muy buenos; por lo tanto, quien quiera sacarle dinero a este mercado, y a sus inconsistencias, debe hacer la tarea y analizar profundamente los emisores disponibles.
Para inversionistas que busquen diversificar sus carteras, obtener exposición a mercados internacionales y que pueden resistir alguna volatilidad en el corto plazo, los bonos corporativos y los fondos de inversión que están expuestos a esto, ofrecen una excelente oportunidad de compra.

[email protected]
Analista de Mercados Internacionales
E3-Corp
Ver comentarios