Enviar

Bolt en busca de la sétima

La final de los 200 metros masculino será este sábado. El domingo será el último día de competencias

201308170024420.a2.jpg
El espectáculo de Usain Bolt se encargará de cerrar la jornada de este sábado en el Mundial. FRANCK FIFE-AFP/La República
Un pie herido al pisar un taco de salida inadvertidamente es el obstáculo principal que habrá de salvar Usain Bolt para colgarse su sétima medalla de oro en unos mundiales, cuya jornada del sábado, la penúltima, concluirá con la final masculina de 200 metros.
Este viernes Bolt ha tenido doble sesión de trabajo, si es que así se puede considerar la breve actividad desplegada por el ídolo jamaicano en las primeras rondas de 100 metros. Ganó la sétima serie con 20.66. Veinte rivales fueron más rápidos que él. “No soy una persona de mañanas”, admitió con rostro somnoliento.
Por la tarde, en la segunda semifinal, Bolt reclamó silencio al público, se santiguó dos veces, miró al cielo, se apostó en los tacos y 20.12 segundos después arribó sin novedad a la meta.
El domingo pasado ganó su primer oro en Moscú al imponerse en 100 metros con su mejor registro del año (9.77), ocho centésimas más rápido que el estadounidense Justin Gatlin.
Seis días después, afronta con menos ansiedad su prueba favorita, en la que se siente realmente cómodo, sin la exigencia apremiante de no dormirse en la salida.
En ausencia de su compañero Yohan Blake —subcampeón, lesionado— y del estadounidense Tyson Gay —suspendido por dopaje—, la tarea de Bolt en la final de curva y recta será coser y cantar, según todos los pronósticos. Podría correr hasta silbando.
La primera final del sábado será el maratón masculino, en el que Abel Kirui, vencedor de los dos últimos títulos, estará ausente por lesión. Kenia lleva tres victorias consecutivas, pero su eterna rival en pruebas de fondo, Etiopía, ha hecho progresos muy notables, sobre todo en carreras que reparten suculentos premios.
La Federación etíope vigilará estrechamente la actuación de sus maratonistas después de la sospechosa retirada de la campeona olímpica, Tiki Gelana, cuando solo había recorrido cinco kilómetros, el sábado pasado, y del abandono masivo de sus hombres en Londres 2012. Desde que Gezahegne Abera ganó el título en Edmonto 2001 Etiopía no ha vuelto a conquistar un mundial.
Kenia tiene en sus filas a Bernard Koech, que acreditó una marca de 2h04:53 en enero pasado en Dubái y ha corrido un medio maratón en 59:54. Etiopía tendrá más fácil, aunque ni mucho menos segura, la medalla de oro en la final femenina de 5 mil puesto que la vencedora de las dos últimas ediciones, la keniana Vivian Cheruiyot, se encuentra embarazada. Meseret Defar, campeona en 2007, será la baza principal etíope.
 
Moscú/EFE

Ver comentarios