Bolt corre hacia su despedida dorada
“Estoy preparado para hacer algo grande”, afirmó el jamaiquino, de 29 años. Archivo/La República
Enviar

201608121100260.270-rec-bolt.jpg
Desde hoy la antorcha de los Juegos Olímpicos pasa a manos de Usain Bolt, el velocista que según sus propias palabras “quiere ser el más grande”.

En su última participación en las máximas justas deportivas, así lo anunció; el jamaiquino tiene el reto de despedirse manteniendo su dominio en los 100, 200 y 4x100 metros planos, tal y como ya lo hizo en Pekín 2008 y Londres 2012.
Su carisma va de la mano con su ambición. “Algún día alguien batirá mis récords y podrá decir que es más rápido que yo. Pero lo que cuenta son las medallas. Y quiero nueve oros. Así, yo seré el único que ha ganado las tres pruebas en tres Juegos consecutivos”, aseguró.
Muchos dudan de en qué nivel llega Bolt, tras pasar por una lesión antes de Río. Unos lo ven más humano que nunca, sin embargo, él lo tiene muy claro.
“Quiero volver a desplazar los límites”, comentó, ilusionando una vez más a los amantes de un deporte que ha estado bajo la lupa por los temas del dopaje.
“Estoy preparado para hacer algo grande. Confío en marcar un nuevo récord mundial este año en los 200 metros. En todo caso mi cuerpo dice: Sí, es posible”, señaló el hombre más veloz de la historia.
La final de los 200 metros será este jueves 18, mientras que la de los 100 metros fue ayer domingo por la noche. Los relevos cerrarán su participación el viernes, cuando ya el telón de Río está a punto de caer.
Con 29 años, y el mundo entero esperando por esas milésimas de segundo donde se decide quiénes son o no inmortales, Bolt quiere ser “para el atletismo lo que Muhammed Alí es para el boxeo”.
Ningún atleta ha sumado tres títulos olímpicos en dos Juegos distintos. Y nadie, claro, se había enfrentado al reto de sumar un tercer triplete.
El jamaiquino competirá contra atletas del futuro que quizá ni han nacido aún. Así que durante este segunda semana de los Juegos, en el Estadio Olímpico lo que se vivirá es un viaje en el tiempo de la mano del único que ha pisado ese lugar desconocido: Usain Bolt.



Ver comentarios