Enviar

Dow Jones perdió 5,6%

Bolsas del mundo caen con fuerza

Príncipe saudita aumentará su participación accionaria en Citigroup

Nueva York

EFE

Las bolsas de todo el mundo cerraron ayer con fuertes descensos por segundo día consecutivo y el petróleo se negoció a menos de $50 por barril, afectados todos por el temor a una recesión y la falta de decisiones sobre un posible rescate del sector automovilístico estadounidense.

En Wall Street, el índice Dow Jones de Industriales perdió el 5,56%, más o menos lo mismo que el día anterior, cuando perdió la cota de los 8 mil puntos conquistada en marzo de 2003.

El principal indicador de la Bolsa de Nueva York ha caído en poco más de un año (desde el máximo histórico del 9 de octubre de 2007) casi la mitad de sus puntos (el 46,68%), al pasar de más de 14.100 a cerca de 7.500.

Además, el selectivo S&P 500 bajó el 6,71% y cerró en su nivel más bajo desde 1997, arrastrado también por el continuo goteo de malas noticias económicas.

Una de las noticias que más impactó a los mercados en el mundo fue que las solicitudes semanales de desempleo en Estados Unidos alcanzaron su nivel más alto en 16 años.

Sin embargo, más inestabilidad supone aún para los inversores el incierto futuro de algunas grandes entidades financieras como Citigroup, así como de los gigantes automovilísticos de Chicago.

Ford, General Motors y Chrysler claman desde hace días por una ayuda pública de unos $25 mil millones que les permita salir del hoyo en que están metidos, pero las autoridades estadounidenses, así como analistas e inversores, tienen sus dudas de que eso vaya a ser lo mejor.

Tras dos días de debate en el Congreso de Estados Unidos, la mayoría demócrata dio ayer de plazo hasta el 2 de diciembre para que las firmas del motor presenten un plan de viabilidad, como condición para que puedan recibir ayudas públicas.

En el ámbito financiero, muchas de las miradas recayeron ayer sobre Citigroup, cuyos títulos perdieron por segundo día consecutivo más de un 20% y se negocian ya a $4,7, su nivel más bajo en 15 años.

Ello a pesar de que el príncipe Alwaleed bin Talal de Arabia Saudí anunció ayer su intención de aumentar hasta el 5% su participación en el grupo bancario, que ahora es inferior al 4%.

Fuertes caídas registraron también las grandes bolsas del mundo: Londres bajó 3,26%, Fráncfort 3,08% y Madrid 2,72%. En Tokio y Seúl los descensos rondaron el 7%. México descendió un 2,09%, Chile 3,5% y Buenos Aires 6,5%.

En Europa, el sector de materias primas, muy dependiente de la coyuntura económica, lideró las caídas con un retroceso del 8,9%, seguido de las compañías de petróleo y gas y las de servicios financieros, que en ambos casos perdieron más del 5%.

El petróleo volvía a protagonizar fuertes descensos, cercanos al 7%, para cerrar tanto en Londres como en Nueva York por debajo de los $50 por barril (159 litros).

El crudo de Texas, de referencia en Estados Unidos, se negociaba al final de la sesión a $49,62, lo que supone que ahora cuesta un tercio de lo que se pagaba por él hace poco más de un año.

Ante este panorama, no es de extrañar que los inversores giraran la cabeza para buscar inversiones más rentables, o más estables, como la deuda pública, que en Estados Unidos aumentó hasta tal punto que las rentabilidades de algunas obligaciones se situaron en mínimos históricos.

Lo mismo ocurrió con el dólar y el yen, considerados refugio cuando la bolsa y el petróleo se ponen mal, de forma que la divisa estadounidense subió hoy ante la mayoría de sus competidoras y se cambió en torno a 0,8 euros. Así, un euro equivalía ayer a $1,25.

Otro caso fue el del oro, que se revalorizó ayer en el mercado de futuros de Nueva York un 1,7%.

Ver comentarios