Enviar
Bloqueos marcan huelga en Argentina

Gobierno calificó de irresponsable la decisión de reanudar protestas tomada por líderes del agro

Buenos Aires
EFE

Los bloqueos intermitentes de carreteras marcaron ayer la reanudación de la huelga comercial de las patronales agropecuarias de Argentina, que se comprometieron a permitir la libre circulación de alimentos para el consumo interno.
El Gobierno calificó de “enorme irresponsabilidad” la decisión de las entidades rurales de reanudar las protestas que protagonizaron durante tres semanas en marzo pasado, sobre todo en rechazo al aumento de los impuestos, y que causaron una escasez de alimentos.
Los productores retienen unos 44 millones de toneladas de granos, que representan el 45 por ciento de la cosecha total del país y valen entre $12.000 y $14.900 millones, según cálculos de la prensa económica.
A pesar de que al anunciar la reanudación de la medida de fuerza los dirigentes del campo pidieron a la gente que se manifieste “a la vera de las rutas”, en varios puntos del país hubo cortes parciales o totales de carreteras.
Los bloqueos de caminos y las concentraciones se llevan a cabo principalmente en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe (centro) y Entre Ríos (noreste).
El sector rural resolvió el miércoles no comercializar hasta el próximo 15 de mayo granos destinados a la exportación, por lo que algunos manifestantes detienen a los camiones que transportan ese producto a otros países.
Otros piquetes directamente no dejan pasar a los vehículos cargados con productos exportables y también se producen bloqueos de carreteras efectuados por conductores de camiones disconformes con la protesta del campo.
Las cuatro principales patronales rurales del país, que reúnen a unos 290 mil productores, resolvieron el miércoles reanudar la huelga comercial que suspendieron el 2 de abril, al cabo de 21 días de protestas, por considerar que en la “tregua” concedida al Gobierno no hubo avances en las negociaciones.
“Me parece que es una decisión de una enorme irresponsabilidad que no tiene ningún tipo de sentido, solamente el sentido de defender intereses muy particulares y sectoriales por encima del interés general”, dijo hoy el ministro del Interior, Florencio Randazzo.
El Gobierno “siempre estuvo abierto al diálogo porque quería evitar que haya un nuevo paro, porque quiere evitar el desabastecimiento, quiere evitar que finalmente este paro termine perjudicando al conjunto de los argentinos como ocurrió la última vez”, declaró a la Radio Mitre.
Por su parte, el dirigente rural Alfredo De Angeli calculó que hoy habrá “alrededor de 300 manifestaciones” en todo el país y dijo que a pesar de que “el Gobierno engaña a la gente”, la población le “cree” al sector agropecuario.
De Angeli lidera a los productores reunidos en la carretera 14, una de las principales de Argentina y conocida como “la ruta del Mercosur”, donde se evalúa la posibilidad de interrumpir por completo el tránsito de mercancías con el resto de los socios del bloque comercial suramericano (Brasil, Paraguay y Uruguay).
El presidente de las Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías, advirtió hoy de que los productores están “muy preocupados y muy enojados” por la falta de respuestas a sus reclamos.
Durante la “tregua”, las patronales agropecuarias habían acordado con el Ejecutivo medidas para reanudar la exportación por cupos de carne vacuna, el levantamiento parcial de la veda que desde octubre pesa sobre la ventas de trigo al exterior, además de beneficios para el sector lácteo.
Pero los productores están disconformes con los controles dispuestos para reanudar las exportaciones de carne, subrayan que se incumplió con la apertura para el caso del trigo y se quejan de que no hubo avances en las negociaciones sobre los altos impuestos a las colocaciones de granos.
Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos.
Ver comentarios