Blatter queda definitivamente en fuera de juego
Al igual que Joseph Blatter, el exmandatario de la Federación Costarricense de Fútbol también sufrió la tentación del virus FIFA. Archivo/La República
Enviar

Lausana, Suiza. Joseph Blatter y el fútbol... fue bonito mientras duró: el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), confirmó la suspensión de seis años infligida al presidente dimitido de la FIFA, que arrastró en su caída a su sucesor natural, el francés Michel Platini.

El propio portavoz de Blatter fue el encargado de anunciar la decisión, adelantándose a la más alta jurisdicción deportiva, que lo confirmó un poco más tarde. Blatter incluso reaccionó en un comunicado antes de que el TAS se manifestase.
“Tomo nota del veredicto hecho público por el TAS. Dado el desarrollo del proceso, no se podía esperar otra sentencia. Ante todo, he aprendido que en el deporte se puede ganar, pero también perder”, comentó “Sepp”.
A sus 80 años, esta sanción parece definitiva para el suizo, que entró en 1975 en la FIFA como director de desarrollo de una federación que en aquel entonces contaba con 11 empleados, y al que un puñado de dinero ha hecho salir por la puerta de atrás.
Obligado a la dimisión cuando un escándalo de corrupción sin precedentes sacudía a su instancia, Blatter había sido suspendido en diciembre de 2015 por la justicia interna de la FIFA tras un controvertido pago de 1,8 millones de euros a Michel Platini, expresidente de la UEFA, también suspendido.
Blatter había sido sancionado por la Comisión de Ética, de la justicia interna de la FIFA, por “abuso de posición, gestión desleal y conflicto de interés” por ese famoso pago de 2011 “sin base legal en el contrato firmado por las dos partes del 25 de agosto de 1999”.
Esta sanción había sido reducida a seis años luego de un recurso por la Comisión de recurso de la FIFA.
La suspensión de Platini fue reducida a cuatro años por el TAS el pasado mes de mayo.
La razón es simple, como explicó Mathieu Reeb, secretario general del TAS: “Blatter no había pedido la reducción de la sanción, sino la anulación. Esta petición fue rechazada”.
Al igual que Platini acudió al tribunal federal el 19 de octubre para recurrir su suspensión, Sepp Blatter podría aún acudir al mismo tribunal, con sede en Lausana (Suiza). Pero Blatter no valoró esta posibilidad en el comunicado, y rechazó poco después una apelación.
“No recurriré ante un tribunal federal suizo, no quiero pelear contra molinos de viento. Tengo otras prioridades, mi salud, que está mejor, mi familia, el amor, y otros proyectos”, declaró el suizo.
Blatter no ha acabado aún sus conflictos con la justicia. Desde diciembre de 2015 está inculpado en Suiza por abuso de confianza y gestión desleal por el pago a Platini y por un contrato desfavorable a la FIFA firmado por la Unión de Fútbol del Caribe, presidida en aquel entonces por Jack Warner, de Trinidad y Tobago, exdirigente de la Confederación de América del Norte y Caribe (Concacaf), expulsado de por vida por la FIFA.

Ver comentarios