Enviar
Bill Haas muy fino
Metió un increíble putt de 15 metros para doblegar a favoritos

El estadounidense Bill Haas sorprendió a sus compatriotas Phil Mickelson y Keegan Bradley para vencer en desempate y quedarse con la victoria en Northern Trust.
Dos hoyos se tuvieron que disputar en el Riviera Country Club (California, EE.UU.) para definir quién sería el campeón.
Los tres golfistas llegaron al desempate luego de terminar los 72 hoyos con 277 golpes (-7), pero con un putt de 15 metros de distancia digno de un título, Haas se llevó los honores.
La ventaja a lo largo del torneo fue para Mickelson, que solo o acompañado se había ubicado en la punta, sin embargo desde el sábado su driver andaba sin brújula y eso siempre lo complicó.
Muchas de sus aspiraciones para ganar por segunda semana consecutiva -venció en Pebble Beach con una remontada de película el domingo pasado- se ponían en duda por sus golpes de salida, visitando constantemente el putt.
Durante la última ronda intercambió la posición de privilegio con Bradley, que también tenía opciones de distanciarse pero se equivocaba y así ninguno de los dos lograba despejarse y caminar con tranquilidad hacia los $1.188.000 que se llevaría el ganador.
Eso lo aprovechó Hass para empatar y hasta colocarse al frente con un birdie en el agujero 17, que le permitió firmar un 69 (par de campo). Ahora tenía que esperar en la casa club lo que sucedía con sus ahora seguidores.
En el último hoyo, el 18 de Riviera, Phil y Bradley tuvieron que jugarse a todo o nada para forzar el desempate.
Primero fue Mickelson con un putt para birdie de más de ocho metros (25 pies), que celebró por todo lo alto. Luego respondió el campeón de la PGA, Bradley, con un putt un poco más corto para birdie de cuatro metros (12 pies).
Ya en la primera bandera de “playoff”, de nuevo al hoyo 18, los tres terminaron con el par y ahora tocaba el turno de caminar hacia el diez, otro par cuatro, pero uno de los más interesantes del campo.
El primero en decir adiós a la contienda fue Phil Mickelson al quedarse corto y mandar un tiro elevado por encima del green a una trampa de arena.
Luego llegaría Haas, quien tuvo que jugar con cuidado desde atrás del green, para luego convertir un putt para birdie de 15 metros (45 pies). Ahora tenía que esperar el turno de Bradley, en sus manos estaba el alargar más el juego, sin embargo su putt de cinco metros (15 pies) pasó besando el agujero y quedó por fuera.
Con esto Bill Haas suma su quinto título como profesional para comenzar el año de la mejor manera y ahora mirar hacia el Accenture Match Play que comienza este jueves en Ritz-Carlton Golf Club, Marana, Arizona.

Dinia Vargas
[email protected]






Ver comentarios