Enviar

El bosque capitalino La Sabana puede dar gran realce a la zona que busca ser hoy un espacio de torres habitacionales muy confortables y dotadas de los principales servicios

Bienvenido el bosque urbano

La decisión, dada a conocer por este medio hoy, de revivir La Sabana convirtiéndola en un Parque Botánico, es una buena noticia que puede impactar positivamente sobre diversos aspectos.
Una iniciativa que ha contado con todo el apoyo y la labor del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación, órgano que se lució además en los cuidados puestos a La Sabana con motivo de la inauguración del Estadio Nacional, y a quien felicitamos por ello.
Por un lado, es de gran importancia que lo que llamamos el principal pulmón de la ciudad se conserve como tal. No obstante, se sabe que desde hace ya algún tiempo los árboles de esa extensa zona de la capital están, muchos de ellos, enfermos y otros ya muertos. Probablemente no tuvieron la debida atención y se deterioraron.
La idea de sembrar especies que continúen con la misión de ser rompevientos, pero también de otras nativas que les devuelvan el hábitat natural a muchos pájaros y mariposas (entre otros), creará un espacio de gran belleza para esparcimiento de nacionales y extranjeros. La ausencia de estos espacios es lo que provoca que muchas aves se amontonen buscando algún alimento que les permita sobrevivir en otros entornos del centro de la ciudad, carentes de suficientes arboledas.
Ojalá el plan incluya el posterior mantenimiento que este hermoso Parque Botánico requerirá, para que su condición se mantenga en el tiempo. Ojalá cuente con la debida vigilancia para que permanezca limpio y respetado por parte de los visitantes.
Por otra parte, este bosque capitalino puede dar gran realce a la zona que busca ser hoy un espacio de torres habitacionales muy confortables y dotadas de los principales servicios.
Para que todo esto resulte verdaderamente un salto estético y de calidad de vida para la ciudadanía, solo falta que se tomen las medidas necesarias para que toda La Sabana tenga la adecuada iluminación y equipos y personal de seguridad que garantice que las personas puedan disfrutar plenamente del lugar sin sufrir asaltos.
Seguramente esto podrán lograrlo el Scotiabank, principal donante del proyecto, y las demás entidades públicas y privadas que acertadamente se han sumado a la valiosa iniciativa y que deberían enarbolar la bandera de no permitir que esa sea una zona insegura sino, por el contrario, un oasis de aire puro, paz y recreación.
Ver comentarios