Logo La República

Viernes, 18 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Bienvenido a tu casa, Eithan

Natiuska Traña [email protected] | Miércoles 26 septiembre, 2018


Bienvenido a tu casa, Eithan

La pequeña Costa Rica recibió a su habitante 5 millones. Pues sí, con tu nacimiento viniste a confirmar la suma que por mucho tiempo hemos redondeado. En un setiembre que, de paso, es el Mes Patrio y bueno que se ha enmarañado de conflictos sociales por un Plan Fiscal, que lamentablemente deja mucha tela que cortar. Me encantaría decirte que llegaste a un escenario donde seguimos siendo la “Suiza Centroamericana” y que no debés preocuparte de nada, pero no queda mucho del sistema en el que siempre operó el país, pues hemos tenido en el poder a muchos dirigentes carentes de visión, interesados en servirse a sí mismos y han llevado casi a las ruinas nuestro país, con actos de corrupción, de falta de responsabilidad, que han manejado al país como una finca con toda falta de ética y servicio a la Patria.

Quizá en este momento no entendás mucho sobre lo que te digo y al rato alguno de tus papás te puede leer esta nota como un cuento de buenas noches. Esperaría que para cuando esta nota tenga sentido, el panorama sea distinto y podás acceder a muchas oportunidades cuando llegue el momento.

¿Sabés una cosa? La gente actualmente tiende a dividirse y no solo aquí en Costa Rica, sino en todo el mundo. Muchos cuestionan que los más viejos no tienen visión, tuvieron su momento y arruinaron el país; y otros dicen que el futuro es de los jóvenes. Sin embargo, no podemos esperar que este mundo sea diferente para vos, porque vos te vas a transformar con nosotros y depende de con quienes compartás, qué valores tengás y qué aprendás de esta generación (no solo de adultos jóvenes —de la que yo formo parte por ahora—) sino de las que se encuentran en este momento conviviendo. Vos vas a reflexionar, a decir la verdad, a mentir, a ser poco tolerante o a faltarles el respeto a los demás, si los que ya estamos aquí te enseñamos que eso es lo correcto y si te damos un mal ejemplo que seguir y que aprender. Ponerte la carga de llamarte cambio, sin presentarte los valores sociales y éticos que esperamos es una tarea casi imposible de que cumplás.

No dudo que querás hacer bien las cosas y depende de una educación con amor que te convirtás en una persona reflexiva, seria y responsable que escogerá desde sí mismo, asumiendo la responsabilidad de sus actos y las consecuencias por esas acciones.

Tu país es un país de paz, no hay ejército. No vas a tener que pasar por lo que muchos otros jóvenes en otros países, que tienen que brindar servicio militar, alejarse de sus familias y exponerse a uno de los eventos más tristes a los que llegamos los adultos, a las guerras y esto todo porque no podemos conversar y ponernos de acuerdo.

Nos ponés una gran tarea sobre los hombros y es cuestionarnos si queremos que te preparés para la competencia de un mercado o para una convivencia democrática y la verdad es que no existe una sin la otra. Debería darnos vergüenza que como adultos, como las personas que te vamos a presentar el mundo, no podamos conversar. Los ticos de ahora, somos una gran muestra de falta de educación, pues la educación es lo que define al país en que vivimos.  





© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.