Enviar

¡Bicampeón!

Saprissa sentenció a Herediano con fórmula similar a la que le aplicó a Alajuelense

201412220018410.a3.jpg
Deiver Vega volvió a utilizar su zurda para golpear en el momento justo, su gol ante Herediano tras un fallo de Larín, fue una copia del que le marcó a la Liga. www.imagenesencostarica.com/La República
Adolfo Machado levantaba la Copa 31 de Saprissa en una lluvia de confeti, mientras a su lado esperaban su turno Alexánder Robinson, Gabriel Badilla y Jeaustin Campos.
Saprissa convertía 2014 en su año, ese que tanto anunciaba su presidente Juan Carlos Rojas, desde que asumió con Horizonte Morado.
Atrás quedaron Alajuelense y Herediano, los dos equipos que se despidieron de la posibilidad de ser campeón doblegados por una fórmula muy similar.
No pudieron sacar un buen resultado en “la Cueva” y luego en casa fueron incapaces de inclinar la balanza a su favor.
Entre el sugestivo “Yo cr3o” rojiamarillo y el lograrlo había mucha diferencia. Jafet Soto apostó por un once totalmente ofensivo, y regresando a Daniel Cambronero en la portería. Saprissa solo incluyó a Morales y Ramírez, en lugar de Golobio y Rodríguez.
Desde el arranque Carvajal usó sus puños para despejar balones tendidos. Sin embargo, Saprissa sabe muy bien a lo que juega. Se encargó de bajarle el ímpetu a los florenses y generarle jugadas de peligro a puro contragolpe.
El partido era muy cortado. Herediano no encontraba la dosis para poder hacer daño. Larín no estaba tan fino con sus centros y a Ruiz y “Mambo” les costaba ganar por arriba.
Mejor se veía el equipo cuando apostaba por atacar utilizando a José Sánchez y Esteban Ramírez.
201412220018410.a33.jpg
Por ahí Sánchez probó los puños de Danny, antes de que en un tiro libre el árbitro anulara un gol rojiamarillo por carga de Núñez al portero morado.
Como si la historia se repitiera, como una copia de lo que sucedió en el Morera Soto aunque esta vez tardó unos minutos más en llegar, Saprissa golpearía después.
Vega recibió un pase largo de Carvajal, Larín no llegó a despejar y el volante morado hizo una diagonal hacia el centro, buscando su perfil.
Calvo le dio kilómetros de distancia. Un grave error para un talento como Deyver. El joven jugador la mandó a guardar a una esquina del marco de Cambronero, al 35'.
El estadio se quedó como en shock, el silencio fue total y solo se escuchaba a los morados celebrar.
Ahora Herediano para empatar la serie necesita tres goles, y no solo sonaba a mucho, era mucho. Sumando además que solo le quedaban 45 minutos.
Jafet volvió a mover sus cartas, aún más ofensivo. Sacrificó a Gómez y Ramírez, por Pedroza y Scott.
El ajedrez le comenzó a funcionar, Herediano inquieta más. A Saprissa el balón le duraba un suspiro. Y “el Mambo” a pura experiencia le sacó un penal Keylor Soto.
Era el momento de resucitar. Robinson le habló a Carvajal, y en el último instante también Ramírez le susurró al oído. El portero se tiró a la izquierda, exactamente donde Yendrick remató. El goleador falló en el momento menos oportuno.
Aún más herido Herediano siguió insistiendo, no quería darse por vencido y Pablo Salazar cazó un balón suelto dentro del área después de un remate de Calvo y puso el empate al 59'.
Los florenses quisieron creer. Por el costado derecho, encontraron una autopista. Deyver ya no bajaba y Machado llegaba tarde. Larín sacó un centro medido a Ruiz, pero el goleador no estaba en su noche y la mandó a la gradería.
Entonces Campos metió a Smith, para acabar con la autopista y Jafet cambió el libreto para apostar ya por el juego aéreo al incluir a Hay.
Aunque se jugaba con dientes apretados, Herediano no encontró las vías. La defensa morado rechazó todo lo que llegó.
Hasta que ya en los últimos minutos los florenses deambularon por el campo esperando el final, que trajo la fiesta morado.
La fiesta que enmarcaba el año de Saprissa.

201412220020010.a333.jpg

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR



Ver comentarios