Beneficios de Telefónica se quedarían cortos
Enviar
Beneficios de Telefónica se quedarían cortos

Madrid -- Telefónica SA, la segunda empresa de telefonía de Europa, quizá no alcance sus metas de beneficios porque la devaluación de la moneda venezolana pone de manifiesto los riesgos en Latinoamérica, su mercado de más rápido crecimiento, dijeron algunos analistas.
La decisión de Venezuela de devaluar el bolívar un 50% podría reducir a la mitad los más de $2 mil millones que Telefónica esperaba obtener en el país, su segunda fuente de ingresos en Latinoamérica después de Brasil. Es improbable que la empresa con sede en Madrid alcance su meta de beneficios por acción de 2,1 euros ($3,05) en 2010, dijo Georgios Ierodiaconou, analista de ING Groep NV.

“En 2010 será muy difícil para Telefónica tener un crecimiento real en los beneficios de explotación en Latinoamérica”, dijo Ierodiaconou, con sede en Londres, que recomienda vender la acción. “Veo un riesgo de que los beneficios por acción sean un 15% menores que los pronosticados”.
Telefónica ha invertido más de $50 mil millones en adquisiciones en Latinoamérica desde los años noventa. Venezuela no es el único foco de problemas para la empresa en la región. En Argentina, la inseguridad económica también está latente debido a la disputa entre la presidenta del país y el presidente del banco central sobre el uso de las reservas nacionales para pagar deuda. La inflación está acelerándose tanto en Venezuela como en Argentina.
En Brasil la competencia podría intensificarse luego de que Vivendi SA de Francia derrotó a Telefónica en una batalla por la adquisición de GVT (Holding) SA.
En los nueve primeros meses del año pasado, Telefónica obtuvo el 40% de sus ingresos en Latinoamérica, y la región fue la única que ofreció crecimiento a la empresa. Las operaciones de Telefónica en Latinoamérica se extienden desde México hasta Chile, con 163,7 millones de clientes a finales del tercer trimestre, un 61% de la cartera de clientes del grupo.
Telefónica bajó ayer 3,2% a 18,50 euros en Madrid, la mayor caída en un año, en comparación con el retroceso del 0,6% del índice de Bloomberg de servicios europeos de telecomunicaciones. El año pasado, Telefónica subió 23%, más del doble del avance de 11% registrado por el índice.
Venezuela no es la única amenaza para Telefónica, en la opinión de Luis Benguerel, operador domiciliado en Barcelona que colabora en la gestión de $140 millones en Interbrokers Española SA. Benguerel agregó que el flujo de noticias de Latinoamérica se ha vuelto negativo.
En los primeros nueve meses del año, el ingreso de explotación antes de depreciaciones y amortizaciones cayó 2,2% a 16.650 millones de euros, y Latinoamérica representó 40% del total.
Telefónica tenía 11,9 millones de clientes en Venezuela en septiembre. El grupo realizó el 6,3% de sus ventas de nueve meses en el país latinoamericano, en el que obtuvo el 8% de su ingreso de explotación antes de depreciaciones y amortizaciones. La devaluación venezolana se añadirá a una inflación anual de 27%, la más alta entre 78 economías seguidas por Bloomberg.
En Argentina, los precios al consumidor subieron 0,8% en noviembre respecto del mes anterior. La inflación anual se aceleró a 7,1%. Economistas privados y políticos como el vicepresidente Julio Cobos han cuestionado si la inflación del país es más alta de lo informado.
La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, removió el 7 de enero al jefe del Banco Central, Martín Redrado, por negarse este a apoyar el plan del Gobierno de recurrir a $6.600 millones en reservas para pagar deuda este año. Un día después, Redrado volvió a su cargo cuando una jueza bloqueó el decreto firmado por Fernández y todo su gabinete para removerlo. Los bonos argentinos se hundieron a un mínimo de un mes por la disputa.
En Brasil, Vivendi obtuvo el control de GVT en noviembre con una oferta por valor de 7.200 millones de reales ($4.200 millones), o 56 reales por acción, lo que significa mayor competencia para Telefónica.
La compañía española ha ofrecido pagar 50,50 reales por acción, 20% más que una oferta inicial de 42 reales presentada por Vivendi en septiembre.
En mayo del año pasado, Telefónica solicitó un permiso para repatriar el equivalente de $2 mil millones de su filial de Venezuela, dijo entonces en una conferencia el director financiero Santiago Fernández Valbuena.
La devaluación podría erosionar el ingreso neto de 2010 en 330 millones de euros, escribió en una nota a los inversores David A. Wright, analista de Deutsche Bank en Londres. Si Telefónica toma en cuenta la inflación en su contabilidad de Venezuela, el objetivo de beneficios de 2010 podría correr riesgo, agrega en la nota.

Ver comentarios