Enviar
Viernes 4 Diciembre, 2015

Las empresas deben reconocer la importancia de reducir y compensar su huella de carbono, y voluntariamente asumir un compromiso corporativo de someterse a evaluaciones y tomar acciones para ser carbono neutrales

Beneficios de las políticas ambientales: más allá de análisis contable

Para el sector privado, invertir en políticas ambientales debe significar más que reducir costos y diferenciarse como marca. Los efectos de proteger el ambiente van más allá del análisis contable, ya que mejoran a futuro las condiciones generales para la vida y el comercio. Además, demuestran un genuino sentido de conciencia ambiental y social, pues la gran mayoría de estas prácticas son implementadas de manera voluntaria.
Los beneficios de invertir en políticas ambientales generalmente se enfocan en temas como la reducción de costos en energía, diferenciación ante la competencia, acceso a mercados internacionales que requieren certificaciones ambientales para comerciar, y otros similares.
Todo esto es cierto, y estas políticas empresariales bien aplicadas se traducen en beneficios económicos para la empresa, pues la inversión en tecnologías más limpias y la modificación de procesos productivos permiten recuperan su inversión en un mediano o corto plazo.
Sin embargo, el análisis sobre la importancia de estas políticas ambientales debe considerar otros elementos además de su rentabilidad, como la importancia de aportar a la protección del ambiente, ya que este es un derecho que nos afecta a todos como conjunto.
Los derechos difusos son aquellos que afectan directamente a los individuos de una colectividad, pero que no son excluyentes, conflictivos, ni distributivos. Esto significa que nadie puede ser excluido de su disfrute, y además el uso por parte de una persona no afecta ni restringe su disfrute por otras personas. De igual forma, todos somos igualmente afectados cuando dichos derechos son violentados o se pierden.
La ganancia al invertir en la protección de estos derechos es evidente, pero no es inmediata ni excluyente, ni proporcional a los esfuerzos individuales.
Al invertir en políticas ambientales voluntarias, las empresas están invirtiendo en la calidad de vida del futuro. También están aportando a reducir los efectos del cambio climático y los eventos meteorológicos extremos, que posteriormente sí tendrán efectos económicos significativos y medibles, además del daño social ocasionado.
Es por esta razón que las empresas deben reconocer la importancia de reducir y compensar su huella de carbono, y voluntariamente asumir un compromiso corporativo de someterse a evaluaciones y tomar acciones para ser carbono neutrales.
De igual forma, al considerar la implementación de medidas o políticas ambientales, las empresas deben ir más allá de un tema inmediato de costos y beneficios económicos, pues tanto la compañía como los individuos que la conforman, al ser inherentemente parte de la colectividad, se beneficiarán de los avances que logremos en la protección del ambiente y la mitigación de los efectos del cambio climático.

Guillermo Flores
Asociado Nassar Abogados