Enviar
Jueves 31 Marzo, 2016

 Cobijar al 45% de nuestra población, a través de nuestros servicios bancarios, habla de la profundización y penetración de una banca socialmente y financieramente sostenible, y ese es un gran logro

Beneficios de largo alcance

Nuestro país, uno que ha logrado importantes conquistas como la abolición del ejército, la alfabetización del 96% de su población, el acceso de casi la totalidad de la población a la electricidad, la apertura de su sistema financiero a la competencia y la construcción de una robusta red solidaria de servicios, parece perder la capacidad de reconocer y aplaudir sus logros y se centra, frenéticamente, en los baches en el camino para lograrlos.
Sin lugar a duda, es relevante identificar los desafíos que tenemos para superarlos. Pero en un mundo cada vez más competitivo, y cuando es más imperiosa una actividad económica que permita el acceso equitativo a las oportunidades, detenernos en la crítica estéril parece una pérdida irracional de tiempo y esfuerzo.


Por eso, hace 16 años, tras una aguda crisis económica, Banco Nacional supo que la creación de empleo y la generación de oportunidades para miles de costarricenses, vendría de la mano de una plataforma que potenciara a los emprendedores, a cientos de miles de cuenta propietarios capaces de crear empleo y generar beneficios de largo alcance para el país.
Nos permitimos entonces ‘armar’ una Banca para el Desarrollo mucho antes de que el tema fuera políticamente relevante. Y desde entonces, hemos beneficiado a decenas de miles de personas. A febrero de 2016, la cartera de BN PYMES, que representa el 17% del portafolio total de crédito del BN, alcanzó los ¢663 mil millones, y justo este mes de marzo, formalizamos la operación de crédito para nuestro cliente número 2 millones.
Cobijar al 45% de nuestra población, a través de nuestros servicios bancarios, habla de la profundización y penetración de una banca socialmente y financieramente sostenible, y ese es un gran logro.
Hoy, 2 millones de clientes entre personas físicas y jurídicas, hombres y mujeres, reafirman su confianza en esta institución, base financiera e institucional para el sector cooperativo, para la construcción y el acceso a vivienda digna —que representa el 30% de nuestra cartera, para el comercio y el sector exportador—.
Los desafíos son muchos, por ello será necesario emprender cambios, muchos de ellos contemplados en nuestro nuevo plan estratégico 2016-2021. En el nuevo quinquenio que arrancamos y que culmina al celebrar el bicentenario de Costa Rica, aspiramos consolidar nuestro rol preeminente en la reducción de la pobreza, la creación de riqueza y la generación de desarrollo a nivel empresarial, de infraestructura y personal. Un logro que construimos día a día, sin distraernos por circunstancias pasajeras.
Juan Carlos Corrales, gerente general del BNCR