Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Becas municipales sin fiscalización

| Sábado 08 septiembre, 2012


Becas municipales sin fiscalización

De acuerdo con el Reglamento de Becas de la Municipalidad de Turrialba, el artículo 2 dice que se crean con el objetivo de ayudar a los estudiantes del cantón que tengan limitaciones económicas y capacidad probada para el estudio.
El artículo 4 dice que las becas serán distribuidas proporcionalmente entre todos los distritos administrativos del cantón, según la cantidad de estudiantes de secundaria inscritos en cada uno de ellos. Este dato estadístico debe ser obtenido por la Comisión Municipal de Becas con los colegios respectivos del cantón.
En el artículo 5 señala, que la nota mínima para aspirar y/o mantener una beca municipal, será la mínima establecida por las autoridades competentes del MEP, sea esta en materias ordinarias, especiales o de conducta.
Por último, el artículo 6 dice que los beneficiarios de las becas municipales podrán ser estudiantes de secundaria o universitarios de la educación pública costarricense. Aunque a juicio de la Comisión Nacional de Becas y previa autorización del Concejo Municipal, en forma excepcional se podrán otorgar becas municipales a estudiantes de primaria (5to y 6to grado) que se compruebe no reciben ningún beneficio oficial del estado.
Se entiende por beca un aporte monetario que se concede a aquellos estudiantes que no cuentan con suficientes recursos económicos para poder llevar a cabo sus estudios, en donde no hay duda alguna de que estos beneficios traen alivio y son bienvenidos por la población “meta”.
Se trata de una cantidad temporal que se concede a una persona para que curse, termine o complete unos estudios, es decir, para que adquiera o amplíe conocimientos. En el caso de las becas de estudio de la Municipalidad de Turrialba son 210 disponibles de ¢14.000 por mes a cada beneficiario.
El objetivo de estas becas es estimular la permanencia, promoción y egreso de la escolarización obligatoria y de la educación secundaria o su equivalente, de los alumnos que asisten a escuelas públicas y que están en riesgo de abandonar el sistema educativo por su situación de indigencia o pobreza.
Actualmente los programas de transferencia directa de dinero a las familias pobres, han tenido un crecimiento importante que nos pone a pensar hasta dónde este tipo de beneficios nos plantea, como sociedad, una solución a la pobreza.
Lo más llamativo de estos programas no solo es el otorgamiento de dinero en efectivo, que vendría a representar una garantía de ingreso mínimo, sino la falta de una cláusula de retribución social en donde los estudiantes devuelvan un poco de lo que la sociedad ha aportado en beneficio de sus estudios.
Finalmente, las becas se supone son para alumnos meritorios y de nivel socioeconómico bajo, situación que aparentemente no se cumple en su totalidad en la Municipalidad de Turrialba, porque se cree que un gran porcentaje de los favorecidos no cumplen con el perfil establecido.

Luis Fernando Allen Forbes
[email protected]