Foto 1
Enviar

BCE se prepara para comprar deuda y otras contracciones

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dejó entrever que la entidad monetaria se prepara para comprar deuda soberana en grandes cantidades si las medidas adoptadas hasta ahora no son suficientes y empeoran las perspectivas de inflación.
"El consejo de gobierno es unánime en su compromiso de usar instrumentos no convencionales adicionales dentro de su mandato", dijo Draghi en una rueda de prensa, sin citar medidas concretas.
Añadió que "el consejo de gobierno ha asignado al personal del BCE y a los comités relevantes del Eurosistema la tarea de asegurar la preparación a tiempo para que sean implementadas más medidas en caso necesario".
Draghi previó que, tras las medidas adoptadas hasta ahora -que son las nuevas inyecciones de liquidez a cuatro años y las compras de deuda privada-, el balance de la entidad monetaria aumentará al nivel de principios de 2012, cuando era un billón de euros superior al actual.
De este modo, dijo que el BCE espera comprar bonos privados a los bancos y prestarles dinero por valor de casi un billón de euros.
Si con estos pasos no logra esa cantidad, el BCE aplicará otras medidas, como la compra de deuda soberana -conocida como expansión cuantitativa- o de deuda de empresas.
Esas compras respaldarán el precio de los bonos y ayudarán a mantener bajas las rentabilidades, pero no está tan claro que vayan a estimular el crédito y el crecimiento, según algunos expertos.
Antes de la rueda de prensa de Draghi, el consejo de gobierno del BCE había decidido mantener la tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0,05%. La entidad monetaria comenzó en octubre el tercer programa de compra de bonos garantizados, en España conocidos como cédulas.
Draghi también dijo que el balance de otros bancos centrales se va a contraer. Este es el caso de la Reserva Federal estadounidense (Fed) y del Banco de Inglaterra, pero no del Banco de Japón, que la semana pasada prometió más estímulos monetarios.
El Banco de Inglaterra también mantuvo los tipos de interés, en el mínimo histórico del 0,5%, y el volumen de compra de activos en 375.000 millones de libras (470.000 millones de euros).
Ayer además, el euro cayó con fuerza más de un centavo de dólar y se cambiaba por debajo de $1,24 después de la intervención del presidente del BCE, aunque después ganó algunas posiciones de nuevo.

EFE

 

Ver comentarios