Bayern sacó su “arsenal”
Toni Kroos se encargó de abrir el marcador para los alemanes, que resultó ser un duro golpe para el Arsenal. Glyn Kirk-AFP/La República
Enviar

Bayern sacó su “arsenal”

El conjunto alemán venció 3-1 en su visita a Londres y se acerca a cuartos

Bayern Múnich aplicó un fútbol metódico en Londres para anular al Arsenal y llevarse del Emirates un 1-3 que deja casi cerrada a su favor la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones.
En un campo que olía a la pólvora de las bengalas de los seguidores locales, quedó claro desde el primer minuto que el Bayern llegaba a Londres dispuesto a hacer valer su fútbol marcial, mientras que la tarea del Arsenal iba a ser tratar de colarse por los espacios que dejara libres la rígida formación de los de Jupp Heynckes.

201302192300420.a44.jpg
Arsenal se mostraba explosivo y desquiciaba a la defensa visitante con arranques de genio, pero los teutones funcionaban como una máquina de relojería y solo dejaron correr siete minutos antes de enfriar a la hinchada local con su primer gol.
Thomas Müller se hizo con el balón tras una recuperación y recorrió sin oposición la banda derecha para trazar un centro que el defensa belga Thomas Vermaelen no pudo más que rozar con la punta de la bota y que Toni Kroos acabó rematando a la red.
La presión de los alemanes y la incapacidad de los “gunners” para sobreponerse a un tanto temprano con el que no contaban hacía presagiar un segundo jarro de agua fría que heló al público de Londres en el min. 21.
Ni el portero polaco Wojciech Szczesny, ni el central francés Laurent Koscielny acertaron a despejar un balón de la línea de gol a la salida de un córner y Müller aprovechó la ocasión para empujarlo al fondo de la portería.
En tan solo 20 minutos, los ingleses habían pasado de la inspiración a la desesperación.
Arsene Wenger, con 16 años de experiencia al frente del banquillo del Arsenal, convenció a los suyos en el descanso de que los de Heynckes no son invencibles y, apenas comenzar la segunda parte, los ingleses encontraron por fin una grieta en la defensa visitante, a la salida de un tiro de esquina.
Los alemanes se confiaron y olvidaron marcar a su excompañero, Lukas Podolski, que devolvió los ánimos a los cerca de 60 mil seguidores que abarrotaban el Emirates y que hace ocho años que no ven levantar un título a su equipo.
El tanto inspiró a un Arsenal que comenzó a preocupar, ahora sí, a Manuel Neuer con varias llegadas, pero el Bayern supo rematar el partido en su peor momento.
A diez minutos del final, con el público entregado a una posible remontada del Arsenal, el defensa francés Bacary Sagna y el arquero Szczesny no se entendieron para despejar un balón que tocó Mandzukic antes de entrar, por tercera vez, en la portería “gunner”.

Londres/EFE

Ver comentarios