Bayern desnuda al Barça
Thomas Müller le gana en el salto a Bartra para anotar el tercer gol del Bayern.JOSEP LAGO-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Bayern desnuda al Barça

Los alemanes estarán por segundo año consecutivo en la final de la Liga de Campeones

Un brillante ejercicio futbolístico en el Camp Nou, allí donde el Bayern de Múnich tenía una deuda histórica, le ha permitido al equipo bávaro clasificarse a lo grande para su décima final de la Liga de Campeones, que jugará ante el Borussia Dortmund, tras imponerse sin paliativos (0-3) a un disminuido Barcelona que jugó sin Leo Messi.

201305012243120.a11.jpg
A modo de traspaso de poderes, el equipo de Jupp Heynckes dio una lección de fútbol en el templo barcelonista. Acostumbrado a ofrecer exhibiciones en los últimos años, los azulgrana vieron la otra cara de la moneda y cedieron ante el incontestable fútbol de un gran Bayern.
La vida no es igual para el Barça sin Messi. El día que estaba llamado a ser el gran protagonista se quedó en el banquillo aquejado de problemas físicos. Sin Messi, pero tampoco sin Sergio Busquets ni Alba ni Mascherano ni Puyol, a los azulgranas se les acumularon demasiados problemas desde antes de empezar el partido.
El Barça ya era un equipo descabezado desde la alineación, un equipo sin alma que tuvo que apuntarse demasiado pronto a la épica. Los azulgranas son más de monólogo que de diálogo, de discurso directo, pero ayer desde el principio se adivinaba una tragicomedia ante el empaque del rival, un primoroso equipo.
El Bayern no se conformó con mantener la calma y recordar la ventaja de la ida.
El Barça no era el Barça y el Bayern parecía la mejor versión del Barça de siempre. Automatismos, intensidad, intención y gran coordinación entre las líneas. Heynckes ha construido una obra de arte.
La velocidad de Arjen Robben y el juego al espacio llevó a los azulgrana por el camino de la amargura. Vilanova decidió arriesgar con una defensa con tres y Alves jugando más por el carril en ataque que en defensa.
Por eso el factor corrector de Piqué, Adriano y Bartra era determinante. En ataque, el Barça estuvo sin ideas, poco preciso y sin velocidad de ejecución. El primer remate a puerta de los catalanes fue un disparo desde fuera de área de Pedro (m.24), un recurso nada habitual en el juego de toque de los azulgrana.
Con el paso de los minutos, recuperó la posesión de balón el Barça, pero sin profundidad. El Bayern, que nunca perdió la compostura, nunca fue conservador. Su fútbol, su físico, su colocación y su solvencia amilanó a los locales, quienes no tenían respuestas.
Un gol de Robben, en el minuto 48, fue el principio del fin. El Barça nunca se creyó en la posibilidad de remontar el partido y su alicaído fútbol fue el reflejo del estado de ánimo en el que se encontraba el equipo.
De un año para otro, el equipo azulgrana ha vuelto a alcanzar las semifinales de la Champions, pero ahora ha caído de la peor de las maneras por un parcial 7-0, el peor parcial encajado por los azulgrana en la historia de las competiciones europeas, puesto que al gol de Robben se añadió un tanto marcado en propia puerta por Gerard Piqué en el minuto 72 y otro más por Thomas Müller en el 76.
El Bayern dio una lección de sobriedad y no bajó el pistón en ningún momento, dispuesto a ahondar en la herida de los azulgrana. Jugará el equipo de Heynckes su décima final de la Champions, su rival será el Dortmund en una final alemana. Será la cuarta vez en la historia de la competición que dos equipos del mismo país se medirán para conquistar la “Orejona”.

Barcelona/EFE


Ver comentarios