Enviar
Batalla contra el destino

• Nicolas Cage interpreta a un mago capaz de ver el futuro, en un entretenido relato de ciencia ficción

El vidente
(Next)
Dirección: Lee Tamahori. Reparto: Nicolas Cage, Julianne Moore, Jessica Biel, Thomas Kretschmann. Duración: 1.36. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 7.

En forma póstuma, el genial escritor norteamericano Philip K. Dick (1928-1982) se ha convertido en una figura imprescindible del cine de ciencia ficción. Sus ideas deslumbrantes sirvieron como base para muchos hitos del género, incluyendo “Blade Runner” (1982), “El vengador del futuro” (Total Recall, 1990) y “Sentencia previa” (Minority Report, 2002).
“El vidente” es la más reciente producción en acudir a los textos de Dick como fuente de inspiración. Sin ser una obra maestra, constituye un entretenido relato de aventuras futuristas, cuyo desarrollo no se deja adivinar con facilidad.
Uno de sus aspectos más débiles es la presencia de Nicolas Cage en el papel principal. Con pocas excepciones, Cage inició un brusco declive, desde que ganó un inmerecido premio Oscar por su sobreactuación en la pésima “Adiós a Las Vegas” (1995). Aquí, le falta fuerza histriónica y concentración, para interpretar de manera creíble a un mago prestidigitador capaz de ver el futuro.
En Las Vegas, Cris Johnson ameniza un acto de ilusionismo, utilizando el seudónimo de Frank Cadillac. Lo que nadie sabe es que Johnson goza de un don inusual: puede observar su propio futuro, con dos minutos de anticipación. Una agente del FBI sospecha algo y comienza a vigilar a Johnson tratando de obtener sus servicios para evitar un posible ataque terrorista.
Una línea narrativa paralela aflora al lado del argumento central. Describe el amor del protagonista por una bella mujer, observada en un sueño recurrente. Al principio, esta subtrama luce forzada y gratuita: un gancho comercial innecesario, pues el romance tiene poca importancia, en comparación con la supervivencia o aniquilación de una ciudad entera. Poco a poco, el asunto deja de ser un mero paréntesis y cobra vigor emocional, reforzando el resto de la narración. Ello se manifiesta cuando la joven, presionada por las autoridades federales, debe decidir si traicionar a su amante o no.
Dirigida con robusto profesionalismo por el neozelandés Lee Tamahori, la cinta avanza con un ritmo zocado, entre escenas de acción apabullantes. Estas disimulan las incongruencias de un guion basado en un cuento corto y por lo tanto, rellenado con elementos adicionales, que no están a la altura de lo demás. La historia no siempre logra mantener su lógica interna: a menudo, más que clarividencia, el héroe parece estar dotado de fantásticos superpoderes.
Aun así, al escenificar una emocionante batalla contra el destino, “El vidente” funciona como diversión inteligente. Cautiva y a la vez invita a reflexionar, acerca del conflicto entre determinismo y libre albedrío.
Ver comentarios