Enviar
Naciente negocio representa actualmente $2,5 millones en exportaciones
Basura electrónica atrae a empresarios
El 90% de estos residuos es reciclable y exportable

Más del 90% de los desechos tecnológicos es reciclable y ante esta oportunidad de negocios, una serie de empresas nacionales se dedican a impulsar programas sobre el tratamiento adecuado de esta basura y su aprovechamiento.
Esta iniciativa privada coincide con la publicación de un decreto ejecutivo que reglamenta la gestión integral de residuos electrónicos y que obliga a importadores o comercializadores de tecnologías a crear mecanismos para recolectar y tratar aquellos artículos que cumplan su vida útil.
El problema es que muchos de los proveedores no tienen la capacidad de instalación de un centro de acopio que reúna los estándares internacionales para la exportación de componentes electrónicos.
Una de las iniciativas proviene de la Asociación de Empresarios para la Gestión Integral de Residuos Electrónicos (Asegire).
“Estamos dando los primeros pasos. Aún falta resolver la modernización de centros de recolección de los componentes tecnológicos”, explicó Fernán Gallegos, presidente de la Asociación.
Las exportaciones de componentes tecnológicos generaron al país cerca de $2,5 millones en 2010. Por lo que se ve, es un nicho importante para invertir y aumentar la colocación de este material en el extranjero.
Otra empresa que ha aprovechado esta oportunidad es la procesadora Global Electric Electronic Processing (Geep) que inició operaciones en Costa Rica en 2005 y que da tratamiento a 500 mil kilos de basura tecnológica al año y exporta a Canadá y Bélgica.
“Las baterías de portátiles y celulares; procesadores, sistemas eléctricos de televisiones, es decir el 90% de los componentes de los aparatos es exportable. Eso representa un ingreso millonario anual que nos permite aumentar los procesos de más componentes tecnológicos y que tienen mayor colocación en otras naciones”, aseguró George Saeth, gerente de procesos de Geep.
Tanto para la Asociación como para Geep, la instalación de un centro de acopio debe reunir aspectos internacionales ISO, por lo que representa una inversión importante.
“Lo que pretendemos es dar una mano al Gobierno en términos ambientales, por eso vamos paso a paso, asesorando, y que las iniciativas de desarrollo comercial se puedan dar en un futuro”, indicó Gallegos.
La iniciativa tiene el respaldo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, que con el Ministerio de Salud coordinan la recolección de los desechos, luego del decreto ejecutivo.
“Todo lo que tenga un sentido ambiental es ganancia. Por lo que considero que existe una verdadera oportunidad de desarrollo a nivel de negocio internacional”, indicó Martha Castillo, vicepresidenta ejecutiva de la Cámara.

Cristian Leandro
[email protected]


Ver comentarios