Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


¡Basta de promesas!

| Miércoles 15 octubre, 2008


¡Basta de promesas!


Prematuramente, muy prematuramente, nos estamos embarcando en una nueva contienda electoral. Recientemente se inició la campaña política para elegir a nuestro próximo presidente y a los diputados que conformarán la siguiente Asamblea Legislativa y vemos cómo algunos políticos, sin ningún respeto a la inteligencia de los ciudadanos, empiezan a hacer ofertas, promesas irreales de todo lo que, supuestamente, van a hacer. Pretenden repetir la historia cuatrienal de ofrecer el oro y el moro, con tal de conseguir los preciados votos que los encumbrarán a nuestro Olimpo político, para gozar ahí de las mieles del poder.
Resulta que, a estas alturas, el pueblo costarricense ya ha logrado entender, ya aprendimos por las lecciones de la historia, por cansancio o por repetición, que esas promesas de los politiqueros tradicionales son cheques sin fondos, son simplemente sueños, falacias que ni ellos mismos se las creen.
No se puede jugar con la bondad de los pueblos, no se puede jugar con las necesidades y la esperanza de la población, ofreciendo piñatas vacías. Costa Rica, hoy más que nunca, está urgida de gente comprometida, está urgida de más estadistas de alto talante, de hombres y mujeres capaces de lograr acuerdos nacionales para crear políticas de Estado y no para seguir funcionando con políticas partidistas de corto alcance.
La situación financiera del mundo actual y el remolino de corrientes ideológicas aún indefinidas y poco claras, nos obligan, a todos los ciudadanos y a los políticos verdaderos, a ser pragmáticos. La realidad de los acontecimientos que vivimos hoy, nos compele a todos a replantearnos el modelo de administración de la cosa pública. Urge trazar líneas de consenso para poder enfrentar exitosamente la dura realidad que se nos avecina.
Hoy día resulta apremiante agilizar la toma de decisiones, urge desempantanar el Parlamento, debemos dejar a las autoridades de turno gobernar, hay que emprender solamente aquellos proyectos que son viables, debemos concluir los que están en proceso y asumir aquellos que sean prioritarios, siempre con la certeza de que los procedimientos (aquellos que verdaderamente mande la ley) han sido cumplidos y que se cuenta con el financiamiento requerido.
Necesitamos, más que nunca, de políticos que entiendan que el modelo aquel de hacer política a base de ofertas y promesas, ya no funciona y más bien enfurece a los ciudadanos, que enoja a los costarricenses, ciudadanos y ciudadanas que cada día acudimos a nuestros puestos de trabajo para tratar de sacar adelante a este país y que sentimos que inescrupulosos politiqueros, intentan tomarnos el pelo nuevamente. ¡Más respeto, señores!
Basta ya de hacer ofertas irreales, basta ya de cantos de sirena. Queremos al frente de nuestro país a estadistas y no a charlatanes, seudopolíticos que creen que hacer política es mentir a diestro y siniestro. Queremos hombres y mujeres que comprendan que la política es un arte y no solo un constante dibujar de castillos en el aire; nos urgen hombres y mujeres probos que entiendan que la política es la ciencia de la buena administración y que es también la disciplina de la transparencia.
Por lo que me he permitido exponer arriba, en honor de la verdad, por respeto a los electores y ante todo, por la lealtad que nuestra querida patria se merece, dejen, señores y señoras que se autodenominan como políticos, dejen por favor de hacer promesas que jamás van a cumplir. Es suficiente una sola oración: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” Juan 8:32


Johnny Sáurez S.
Abogado y notario