Enviar
Basilea II muy lejos de hacerse realidad

Proyecto de ley para fortalecer la normativa de control de riesgo hace fila en la Asamblea Legislativa


Betzi Villalobos
[email protected]

La implementación de mayores medidas en aspectos como requerimientos mínimos de capital, procesos de supervisión y disciplina de mercados, establecidos por Basilea II, siguen estando lejos del mercado financiero costarricense.
A pesar de que la implementación de este conjunto de normas podría ayudar a mejorar las prácticas del gobierno corporativo y a exigir la aplicación de mejores controles a las entidades financieras a la hora de asumir riesgos, el tema no ha mostrado gran desarrollo en los últimos años.
Una de las principales trabas es el poco avance que ha tenido un proyecto de ley que fue enviado por la Superintendencia de Entidades Financieras (Sugef) a la Asamblea Legislativa en 2005, que se encuentra empolvado entre la gran cantidad de pendientes que actualmente tiene la asamblea.
Ante la falta d
e apoyo a nivel reglamentario la Sugef trabajado en enviar sugerencias a las entidades financieras acerca de los beneficios de administrar mejor el riesgo y acercarse a mejores prácticas bancarias.
“La Sugef ha venido sugiriendo que se adopten dichas prácticas, ya que es más lógico que las entidades adopten nuevas medidas, antes que las mismas se incorporen a la reglamentación exigida”, afirmó Oscar Rodríguez titular de la Sugef.
Como consecuencia, los bancos podrían estar perdiendo competitividad a nivel global, tomando en cuenta que gran cantidad de entidades ya empiezan a insertar estas prácticas en su quehacer diario.
“Sabemos que a nivel local se está trabajando en ello, puesto que el mundo va hacia eso y nuestro país no se puede quedar atrás. Scotiabank es un banco internacional que ya está inmerso en la adopción de estas normas que pretenden diferenciar a bancos rentables con procesos de gestión de riesgo sólidos”, dijo Randall Alvarado, gerente de productos de crédito de Scotiabank.
Adicionalmente, se hace necesario que los clientes estén con los ojos bien abiertos, estudiando con lupa cada detalle de los planes o condiciones que ofrecen las entidades bancarias, para evitar que el riesgo que esté asumiendo no sea el adecuado.

Ver comentarios