Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Barcelona se tiró a la calle

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 30 mayo, 2011



Barcelona se tiró a la calle
Colapsó la ciudad; miles en el Nou Camp y siguió la fiesta en el concierto de Shakira

¿Qué tiene que ver el mejor tenista del mundo, sumergido en la competencia de Roland Garros con el Barcelona, campeón de la Champions?
¿Quién mete a “Nole” hablando de fútbol?
Pues bien, desde París, Novak Djokovic reconoció, me imagino que como todo el mundo del fútbol, que el Barcelona es el mejor equipo que ha visto en su vida.
“Son el mejor equipo del mundo, no hay duda”, comentó el tenista de Belgrado, cuyo primer equipo es el Milán, aunque el sábado apoyó a los de Alex Ferguson, que cayeron por 3-1 ante los azulgranas. El partido “fue una demostración del mejor equipo de fútbol que he visto en mi vida”, explicó Djokovic. “Todo lo que hicieron en la final es sobre lo que trata el fútbol”, agregó el serbio, que felicitó al equipo de Pep Guardiola por el título.
Lo que trata el fútbol y lo expresa un tenista que no lo juega.
Fútbol total, mágico, de toque que marea y enloquece; fútbol que gusta, que atrae, que apasiona y que obliga al aplauso; aplausos al general, Pep Guardiola y a su batallón de talentos.
Todos se ven bonitos; desde el novio de Shakira, Gérard Pique con sus piernas tan flacas y feas, hasta ese dientudo de Javier Mascherano, quien parece no calzar en esa orquesta sinfónica.
Los violines que tocan Messi, Xavi, Iniesta y Busquets; el vértigo de Villa y Pedro; el alma hasta hace pocos días agónica de Abidal; la clase de Alvez y hasta el injustamente degradado portero Víctor Valdez (cuánto darían los catalanes por tener a Iker), convierten a este equipo, como bien lo señala en sus columnas el Pato Barraza, en el mejor del mundo en muchísimos años.
El Barcelona regresó de Londres y su pueblo se tiró a la calle.
Las avenidas se llenaron y colapsaron por el vendaval de seguidores ataviados con toda la indumentaria culé: banderas, bufandas, camisetas de todo tipo: nuevas, viejas y “vintage” y hasta pancartas de ánimo.
Fue el momento de ver a los jugadores en una faceta diferente a cuando se visten de corto encima del césped. Así, los seguidores observaron a Sergio Busquets con una bufanda atada a la cabeza, a Bojan Krkic empapado de arriba a abajo de cerveza y a Javier Mascherano demostrando que también es polivalente cuando se pone a bailar. El clan brasileño: Dani Alves, Thiago Alcántara y Adriano mostraron que llevan la samba en los genes.
Guardiola dejó todo el protagonismo a sus jugadores, aclamados por un público de todas las edades en una jornada claramente festiva que prosiguió en un abarrotado Camp Nou donde más de 100 mil espectadores colmaron sus gradas
Instalados en una tarima situada en el centro del campo, donde posaron con las Copas de la Liga y de la Champions, conquistadas junto con la Supercopa de España este año, el discurso más afilado fue el de Piqué, quien reclamó que los triunfos del Barça son en buena lid.
“Nosotros, ni nos drogamos ni nos tiramos (al suelo) ni compramos a los árbitros, solo jugamos a fútbol. Os espero a todos ahora en el estadio olímpico en el concierto de la Shakira”, expresó Piqué, entre las risas de sus compañeros y los aplausos de los aficionados.
Enseguida, la plantilla completa del Barcelona, con Josep Guardiola entre ellos, se marchó al concierto de la colombiana. Antes de empezar a cantar, el público reclamó la presencia de Shakira al lado de los jugadores y estalló en gritos cuando fue complacido por la artista, quien subió al escenario donde gritó “Bona nit Barcelona” mientras sonaban los primeros acordes de “Why wait”.

Gaetano Pandolfo
[email protected] y EFE