Barcelona con golpe a intento de independencia
Los votantes catalanes eligieron a la activista Ada Colau como su próxima alcaldesa. AFP/La República
Enviar

Barcelona con golpe a intento de independencia

 El intento del presidente catalán Artur Mas de obtener la independencia del resto de España sufrió el domingo un golpe al inclinarse los votantes por desalojar a su partido de la alcaldía.
Los votantes de la capital regional eligieron a la activista Ada Colau —que cuenta con el respaldo de Podemos— como su próxima alcaldesa, mientras que los partidos proindependentistas que Mas quiere llevar a la mayoría en Cataluña obtuvieron el 45% de los votos.


El líder regional ha asegurado que convocará a elecciones regionales anticipadas este año para demostrar a las autoridades de Madrid el apoyo que tiene la escisión de España.
“Mas está en graves problemas”, dijo Ken Dubin, un especialista en ciencias políticas que es profesor de la escuela de negocios Instituto de Empresa en Madrid y de la Lord Ashcorft International Business School en Cambridge, Inglaterra.
Colau, que tiene 41 años, se convirtió en una figura nacional durante la crisis financiera al liderar una campaña para evitar que los bancos desalojaran a familias que no podían pagar la hipoteca de sus viviendas.
Para su campaña por la alcaldía, sumó fuerzas con el partido Podemos, que se opone a la austeridad y es un aliado del partido gobernante griego Syriza.
Su coalición, Barcelona en Comú, obtuvo el 25% de los votos y 11 representantes en la asamblea municipal de 41 bancas, dijo el Ministerio del Interior español en su sitio web.
CiU consiguió diez bancas, en comparación con 14 de 2011. Barcelona representa alrededor de un tercio de la economía de Cataluña y es la sede de todas las grandes instituciones regionales.
“El resultado suma incertidumbre al proceso de planificación, dado que no se lo consideraba una posibilidad”, dijo Jaume López, un profesor de ciencias políticas proindependentista de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.
Más anunció una elección regional para el 27 de septiembre luego de que el gobierno español bloqueara sus intentos de realizar un referéndum en noviembre del año pasado.
También llegó a un acuerdo con Esquerra Republicana para favorecer un mapa de ruta conjunto para la independencia.
“La cuestión es si Mas va a presentarse con temor”, dijo el lunes en conferencia de prensa Albert Rivera, líder del mayor partido opositor a la independencia de Cataluña, Ciudadanos.
Artur Mas tendrá que repensar si Cataluña en verdad quiere la independencia o un gobierno que combata los problemas reales y la corrupción. Si esto funcionó como un plebiscito, sin duda el resultado fue adverso para Mas.
La campaña ya ha generado divisiones entre el partido de Mas y los que lo apoyan, que no han impulsado tradicionalmente una escisión de España. Unió, el menor de dos grupos de su movimiento CiU, votará el mes próximo si se distanciará o no de su agenda separatista.
CiU tenía 62 legisladores en la asamblea regional cuando Mas empezó a impulsar la independencia en 2011. Cuando convocó a elecciones anticipadas en 2012 para reunir apoyo para la causa, su grupo se redujo a 50 bancas. Las encuestas sugieren que su partido podría reducirse más aun en septiembre, a 36 bancas.
“Si convoca a elecciones anticipadas podría perder”, dijo Dubin. “Si espera más tiempo, podría quedar devastado”.

Bloomberg
 


Ver comentarios