Barça, rey de Europa
La Orejona original viajará a Barcelona, esta vez para quedarse viviendo en suelo catalán al sumar su quinta copa. OLIVIER MORIN-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Barça, rey de Europa

Los catalanes consiguieron el triplete y levantaron su quinta Orejona en Berlín

Otra vez en la cima del mundo, otra vez una temporada magnífica. No fue quizá su final más destacada, pero su rastro no pasó desapercibido en el estadio Olímpico de Berlín.
Barcelona gana otra vez la Champions en una noche histórica al coronarse por quinta vez en la Copa de Europa y convertirse en el primer club que conquista por segunda vez, el trébol de grandes títulos al vencer 1-3 a la Juventus.
Lo hizo en una sufrida final que parecía tener controlada, que se le complicó en la segunda mitad y resolvió, una vez más, gracias al talento de su tridente ejecutor, formado por Messi, Neymar y Luis Suárez, que acaban la temporada con 122 goles.
Con un estadio lleno hasta la bandera y con espectaculares mosaicos de las dos aficiones llenando los fondos, fue el conjunto italiano el que primero llegó a la portería defendida por Ter Stegen.
La Juve vio los frutos de una presión profunda, errores blaugranas en la salida abrieron la puerta a los italianos en ofensiva pero finalmente pagarían su timidez.
El acoso para los catalanes duró lo que Messi tardó en agarrar su primer balón y ejecutar un cambio de juego milimétrico sobre la llegada de Jordi Alba, luego Neymar filtraría al declarado por la UEFA como mejor jugador del partido, Andrés Iniesta que serviría a Ivan Rakiti? sin oposición para marcar el primero en 4 minutos.
Después de la anotación los dirigidos por Luis Enrique se soltarían a jugar. La máquina culé volvió bien engrasada, el tridente asesino se conectaba hasta con los ojos cerrados, casi vaticinando los movimientos siguientes.
La autoridad era insultante y su fútbol asfixiante. De no ser por Buffon, el equipo no llegaría vivo a la segunda mitad.
En el segundo tiempo nuevamente el Barcelona tomaría el control, pero esta vez serían sorprendidos. La zaga dejó espacios en retaguardia y esto facilitó el empate “bianconero”.
Lichtsteitner encontró un hueco por la derecha para recibir un lujo de Marchisio, Ter Stegen evitó el remate de Tévez, pero no pudo detener la aparición de Morata para empatar y abrir un nuevo escenario al 55’.
Los culés quedaron mareados por un momento, y la Vieja Señora tomó un respiro, al sentirse más viva que nunca.
El juego de alta velocidad le acabó por jugar una mala pasada a los de Allegri, quienes eran superiores en el terreno de juego.
El Barça encontró el recurso de su contragolpe y recuperó la delantera. Messi la condujo, Buffon emuló la mano de Ter Stegen y Luis Suárez a Morata para encontrar el premio a todo su esfuerzo. “¡Uruguayo, uruguayo!”, gritaban en las tribunas.
En el último aliento, con toda la Juve en el área de su rival, Neymar tendría la última palabra y al minuto 96’ montó la contra nuevamente y aplicó la inyección letal.


Festejo culé
Unos 200 mil aficionados llenaron las calles catalanas para celebrar con sus ídolos el triplete conseguido en Berlín.
Desfilaron en un autobús descapotable, mostrando las tres Copas con las que hoy alardean al mundo.
Pero fue en el Camp Nou donde se echó mano de los tradicionales espectáculos pirotécnicos y de los parlamentos de los protagonistas.
Xavi Hernández y Luis Enrique ya habían prometido, tras ganar la Liga, que volverían este 7 de mayo. Cumplieron con su palabra.
Los miembros de la plantilla aguardaron su turno para fotografiarse con el trofeo más preciado. Ya en el estadio los jugadores agradecieron a su gran afición. "La verdad es que volver a estar aquí es increíble”, decía Lionel Messi a la afición cuando empezaron a corear su nombre. "Vamos a seguir porque este grupo tiene muchas ganas por seguir consiguiendo cosas… Querían las tres. Aquí tienen las tres", dijo el astro argentino.

201506072107430.33c2.jpg
Ya fuera encima de un semáforo o en un árbol, los aficionados catalanes no querían perderse el trayecto de su equipo. JOSEP LAGO-AFP/LA REPÚBLICA

 

Walter Herrera
[email protected]



Ver comentarios