Barça complica al Villarreal
Lionel Messi fue un dolor de cabeza para la defensa del Villarreal, el crack argentino abrió el marcador para los catalanes.LLUIS GENE-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Barça complica al Villarreal

El conjunto catalán venció 3-1 al submarino amarillo, que deberá remontar. Campbell no jugó

El Barcelona puso un pie en una nueva final de la Copa del Rey al vencer por 3-1 al Villarreal, al que, sin embargo, dejó escapar vivo del Camp Nou, pues Neymar falló un penalti, cuando peor lo estaba pasando el conjunto amarillo, que podía haber dejado resuelta la eliminatoria.
Aunque Marcelino repitió el mismo once —Joel Campbell no entró ni en los cambios del técnico— que plantó cara al Barça en la Liga, el planteamiento de los visitantes nada tuvo que ver.


El Villarreal radicalizó su apuesta defensiva con el propósito de evitar otro partido de ida y vuelta en el que Barcelona de Luis Enrique se siente como pez en el agua.
El objetivo no era otro que el de evitar que pasaran muchas cosas en el Camp Nou y provocar que la eliminatoria se tuviese que decidir en El Madrigal.
Los visitantes lo lograron durante los primeros 40 minutos, en los que el Barça evidenció uno de sus mayores pecados del pasado: su obstinación por fabricar todo su fútbol por el centro.
Un par de tiros de Messi que ni siquiera inquietaron a Asenjo y un gol bien anulado a Mathieu por fuera de juego había sido todo el bagaje ofensivo del conjunto local hasta que llegó el 1-0 a falta de cuatro minutos para llegar al descanso.
La jugada tuvo que venir del único error defensivo del Villarreal en toda la primera parte: una cesión defectuosa de Pina a Musacchio que Luis Suárez interceptó para correr la banda izquierda y ceder el balón a Messi, quien fusiló desde la frontal.
Empezó loco el segundo tiempo. En la primera jugada ofensiva del Villarreal, y con Jonathan dos Santos en el suelo lesionado, Suárez regaló el balón a Trigueros, que sorprendió a Ter Stegen con un derechazo.
El balón se coló como un obús por el centro de la portería, dejando retratado al meta alemán.
Pero la alegría de los de Marcelino duró dos minutos, el tiempo que tardó Iniesta en inventarse una pared genial con Suárez para hacer el 2-1.
El tanto de Iniesta pareció golpear al Villarreal y el Barça, de la mano de un incombustible Mascherano —enorme su partido en la medular— y de un hiperactivo Suárez, volvió a dominar el choque a su antojo.
Piqué, a la salida de un córner, cabeceó en el segundo palo para hacer el 3-1. Aún quedaban 25 minutos por jugarse y el conjunto castellonense estaba perdido.
Un penalti por mano de Musacchio hubiera supuesto la puntilla para el submarino amarillo, pero el Barça perdonó.
Messi dejó lanzar a Neymar y Asenjo adivinó la intención del brasileño.
Con esto el Villarreal está obligado a remontar si quiere seguir haciendo historia. Dura tarea.

Partido de vuelta

Fecha 4 de marzo
Estadio El Madrigal

Barcelona / EFE


Ver comentarios