Foto 1
Enviar

Los banqueros centrales están cada vez más confundidos porque sus políticas de tasas de interés bajas y negativas no generan un crecimiento sostenible, y que hasta las autoridades de la Reserva Federal de los Estados Unidos dan muestras de incertidumbre en relación con sus próximos pasos.
“‘¿Les parece que resulta?’ -Ese sería un resumen lógico y cortante de la impotencia de las bajas tasas de interés en lo que respecta a generar un crecimiento económico aceptable en el mundo”, escribió Bill Gross el miércoles en su panorama mensual de inversión.
“El hecho es que los mercados globales y las economías individuales están cada vez más ‘confundidos’ y distorsionados”.
Gross, que fue uno de quienes advirtieron que las políticas de los bancos centrales estaban generando una burbuja inmobiliaria antes de su estallido, dijo que un gobernador de la Fed lo calificó una vez de “rara avis” y opinó que sus críticas indicaban que estaba “cada vez más confundido”.
Los banqueros centrales de Europa han llevado algunas tasas de interés a territorio negativo, mientras que las probabilidades de que la Fed vuelva a subir los costos crediticios estadounidenses después del aumento de diciembre se hacen cada vez más remotas.
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y sus colegas sugirieron la semana pasada que podría postergarse un incremento de las tasas en marzo en respuesta a la mayor incertidumbre de las perspectivas económicas.
Venezuela enfrenta la quiebra al permanecer deprimidos los precios del petróleo, escribió Gross.
Es probable que Puerto Rico no cumpla con el pago de su deuda, y Brasil se encuentra sumido en la recesión, según Gross, que dirige el Fondo Janus Global Unconstrained Bond de $1.300 millones junto con Kumar Palghat.
El fondo de Gross retornó 0,3% este año hasta el martes. Los inversores deben evitar los mercados de alto riesgo y quedarse en “lo más estándar”, escribió Gross.
Los modelos estadísticos de los bancos centrales para la elaboración de políticas ignoran el sentido común y crean condiciones que recuerdan la burbuja inmobiliaria de la década pasada, agregó Gross.
Esta vez, en lugar de viviendas Gross mencionó los riesgos de la deuda empresarial.
“Reminiscencias de 2007”, escribió. “El sector de viviendas se ha desapalancado, pero el corporativo nunca lo hizo, y ahora que los rendimientos del grado de inversión y del alto rendimiento son 200-1.000 puntos básicos mayores, ¿qué dice eso sobre el futuro en cuanto a reinversión, ganancias empresariales y solvencia en muchas áreas sensibles a las materias primas?”.
“En la actualidad, la Fed y otros bancos centrales que se basan en modelos son, en mi opinión, los que han pasado a estar ‘cada vez más confundidos’”, escribió Gross en su nota mensual.
“Todos parecen creer que la tasa de interés es tan baja que la consecuente salud del mercado financiero terminará por derramarse en la economía real”.

Ver comentarios